Pros y contras sobre la BRAF: la nueva dieta de moda para perros

Aitana Alonso

La dieta BARF (Huesos y comida cruda) es una nueva forma de alimentación que apuesta por ingredientes de origen animal sin cocinar. Defiende que la carne, huesos y vísceras es la alimentación adecuada para los perros.

Aunque hay personas que la defienden porque consideran que son beneficiosas para las mascotas, apenas cuenta con apoyo de veterinarios ya que puede ocasionar riesgos para la salud del perro.

perro comiendo


El nacimiento de este tipo de alimentación se remonta a un veterinario australiano que consideró que, al ser carnívoros, los perros tienen un tracto digestivo más corto y su dieta debe basarse en la ingesta de alimentos crudos para beneficiar su salud.

¿En qué se basan para determinar los beneficios de esta dieta?

 

Hay dos creencias en cuanto a apoyar la dieta BARF.

Por un lado, los piensos están muy procesados por lo que el perro no se está alimentando de comida natural.

Por el otro, se considera que los perros si viviesen en libertad se alimentarían de huesos y comida cruda por lo que están hechos para poder comer alimentos no procesados.

También debes saber:

Estas alimentando mal a tu perro ¡Mira estas recomendaciones!

Los perros también tienen clase: estas son las razas más sofisticadas

Todo lo que quieren decir los perros cuando nos dan la patita, ¡puede ser grave!

Por tanto, ¿puedo darle a mi perro esta dieta?

 

Los perros han evolucionado a lo largo de los años y están acostumbrados a vivir en un ambiente doméstico. Ya no son capaces de digerir según que tipo de alimentos como si viviesen en libertad, por eso, es recomendable no hacer esta dieta.

perro

Aunque tiene diferentes pros, como que puede llegar a ser más apetitosa para los animales, aportarles más agua o reducir problemas de gases y obesidad. La lista de los contras supera cualquier beneficio posible.

Hay que controlar muy bien la dieta y prepararla de la manera más equilibrada posible para que no se produzcan deficiencias nutricionales. Además, hay que tener en cuenta que si estos alimentos que les damos no están en perfecto estado puede provocar infecciones bacterianas al animal. Así mismo, los huesos pueden dañar el estómago y provocar un desgaste excesivo de los dientes.

En conclusión, si esta dieta trae más problemas que beneficios, lo mejor es no probarla con tu mascota y seguir con la alimentación recomendada hasta el momento por los especialistas.

CONTENIDO PATROCINADO