15 juegos en los que solo necesitas papel y boli

Noelia Bertol

Puede que, en un primer momento, muchos vieran en la cuarentena una oportunidad para aprovechar el tiempo en redescubrirse, jugar con la familia o leer. Sin embargo, cuando ya has tirado de todos y cada uno de los juegos de mesa que acumuláis en casa o te has descubierto leyendo por tercera vez el mismo libro, el ángulo de visión cambia. ¿Cómo matar el tiempo lo que queda de confinamiento? 

En Cadena Dial te recopilamos nos solo 15 ideas de juegos, sino 15 ideas de juegos en los que solo necesitas ¡papel y boli! Materiales que cualquier persona tiene en casa y con los que se pueden hacer mil cosas. Entre ellas, dar rienda suelta a tu imaginación.

Pero si no se te ocurre nada, no te preocupes, aquí te dejamos algunas ideas:

1. Alto el lápiz / Stop

 

Uno de los juegos por excelencia que no falla en una tarde de entretenimiento en familia o con amigos. Además, nos permite ejercitar al máximo nuestro cerebro, pues requiere de la búsqueda de palabras de manera rápida para terminar antes que el resto de jugadores.

Las reglas son muy sencillas. Se hace una tabla con varias categorías y se elige una letra al azar. Habrá que rellenar todas las categorías con palabras que empiecen con esa letra.

El primero que termine dirá «alto el lápiz» (en muchos sitios el juego es conocido por el nombre de «Stop») y tocará comprobarlas. Si has coincidido con otra persona en la palabra, tan solo sumarás 5 puntos. Si solo la tienes tú, sumas 10. Si la palabra no existe, no es válida.

2. ¿Quién soy?

 

Quitad todos los espejos que haya alrededor y sentaos en círculo. El juego es de lo más sencillo. Cada uno elige un personaje famoso y se lo coloca en la frente a la persona de su derecha. Se trata de averiguar qué personaje eres mediante preguntas que puedan ser respondidas con Sí o No. Si cuando preguntas obtienes una respuesta positiva, continúas preguntando. Si, por el contrario, recibes una respuesta negativa, es el turno del siguiente.  Gana el que primero logre adivinar a quién tiene en la frente.

3. La categoría secreta

 

Coge un folio y realiza varias particiones del mismo tamaño. Cada uno de los jugadores deberá escribir en cada pedazo palabras que tengan una relación. Pero cuidado, no desveles cuál, porque en adivinarla consiste el juego.

Cuando tengas todas las palabras escritas, las pones boca abajo frente a ti. Otro jugador cogerá una palabra y dirá la categoría que cree que has elegido. Tú harás lo mismo con las cartas de otro jugador. Gana el que logre adivinar primero la categoría del jugador al que coge las cartas.

Te ponemos un ejemplo: imagina que coges una carta que dice «pera«, puedes pensar que la categoría es «cosas verdes«; luego coges otra que pone «plátano«, por lo que podrías pensar que se tratara de frutas; sin embargo, la tercera dice «pelota«. ¿Sabes ya de qué categoría se trata? ¡Palabras que empiezan por P! Hay infinidad de opciones, ¡pon las tuyas complicadas para que no les resulte nada fácil adivinarla!

 

4. Hundir la flota

 

Todos conocemos el famoso juego de hundir los barcos. Sin embargo, ¿sabías que puedes crearlo tú mismo? Sí, no hace falta que tengas ningún tipo de plataforma o pequeños barcos que anclar en ella, ¡con papel y boli puedes crearla tú mismo! Y, además, puedes hacerlo con la cantidad de barcos que quieras y del tamaño que prefieras.

5. El mensaje secreto

 

Dale un papel a un niño y te darás cuenta de lo poco que se necesita a veces para ser feliz. Puedes aprovecharlo para uno de los trucos por excelencia que muchos hemos utilizado en nuestra infancia. Aunque, esta vez, sí que requiere de un ingrediente especial, un limón.

Con el zumo de un limón y un pincel, escribe en el folio un mensaje secreto. Déjalo secar y después acércalo a la llama de un mechero (si el juego se realiza con niños pequeños, ten precaución y no te separes de ellos). ¡Magia! Ahí descubriréis el mensaje.

6. Palabras encadenadas

 

Muy fácil. Alguien debe escribir una palabra al inicio del folio y, separando con un guion, el siguiente deberá escribir otra palabra que comience con la última sílaba de la anterior. Es una manera muy divertida de repasar los diptongos e hiatos, te aseguramos que algunas palabras generarán alguna duda. Pierde aquel que se bloquee y en un tiempo de 30 segundos no encuentre una palabra adecuada.

7. ¿Quién es más probable que…?

 

En un papel se ponen los nombres de los miembros de la familia o del grupo de personas que estén jugando. Todos deben tener tantos papeles como personas participen, incluso el suyo propio.

Comienza un jugador, que lanzará una pregunta: ¿Quién es más probable que… salga de casa con un calcetín de cada color? Todos deberán seleccionar el nombre de aquel que creen que es más despistado. La gracia está en ver cuántos coinciden. ¿Os conocéis bien?

8. El ahorcado

 

El juego del ahorcado es tan antiguo que no requiere de mucha explicación. Selecciona una palabra secreta de la cual revelarás tan solo el número de letras. La otra persona irá diciendo letras de manera que, si están en la palabra elegida, se irá completando. Si, por el contrario, no aparece en ella, un muñeco se irá dibujando al lado. Si el dibujo se completa y no se ha descubierto la palabra, el que adivina ha perdido la partida. 

9. El garabato artístico

 

Puede parecer un juego muy sencillo, pero ayuda mucha a desatar la creatividad de los más pequeños. Consiste en realizar un garabato sobre el folio y la otra persona tendrá que mirar más allá de unas simples líneas y darles forma de algo real (un objeto, un animal…). También puede ser muy divertido. ¡Probadlo!

10. Dibujar con los ojos cerrados

 

¿Se te da bien dibujar? Prueba a hacerlo con los ojos cerrados. ¡No es tan fácil como parece! Este es un juego perfecto si te quieres echar unas risas en familia o con amigos. Nunca antes tuvo más sentido esa frase de «en mi cabeza era espectacular». ¿Serán capaces los demás de interpretar tus dibujos a ciegas? 

11. Cuatro en raya

 

Otro juego mítico que, como el de hundir la flota, no hace falta tener físicamente para poder jugar. Con solo papel y boli puedes crear tu propio cuatro en raya. Recuerda, no pierdas de vista los movimientos de tu contrincante. Para este juego hay que prestar mucha atención y al mismo tiempo elaborar tu propia estrategia.

12. Representación de películas

 

En este juego el papel es un mero transmisor del mensaje, lo importante está en tu capacidad interpretativa. Haced diferentes particiones de papel y escribid en cada una de ellas una película conocida o que hayáis visto todos. Después, haced una doblez y colocadlos todos juntos en un cuenco, ¡ahora viene lo divertido! 

El primer jugador sacará un papel y, mediante mímica, deberá representar la película. Puede hacerlo atendiendo al título o a una escena. Por ejemplo, El rey león se puede se puede interpretar imitando un león, pero también haciendo la famosa escena en la que Rafiki alza en alto a Simba. ¡Tú eliges!  

13. Palabras escondidas

 

El lenguaje es fascinante y nos permite jugar con sus propias palabras. ¿Recuerdas aquel programas de Cifras y letras en el que con varias letras tenían que formar una palabra? Pues algo parecido planteamos en este juego.

En una palabra puede haber más palabras ocultas, tan solo hay que combinar sus letras. «Campana», por ejemplo, tiene escondidas otras palabras como «cama», «mapa» o «cana». Escribid una y, quien más palabras consiga descubrir de la inicial ¡es el ganador!

14. Timbiriche

 

Este juego es muy sencillo y, como el cuatro en raya, requiere de cierta atención frente a tu oponente. Dibuja varios círculos en el folio. Cada jugador trazará una línea entre un punto y otro, pero solo se consiguen puntos cuando se consigue cerrar un cuadrado. ¡Sé astuto y ciérralos antes que tu rival para vencer!

15. Papiroflexia

 

Es una opción rápida, divertida y entretenida. Coge folios y crea todo tipo de figuras con ellos. Hay múltiples tutoriales en Internet para fabricar ranas, aviones, barcos, peces… ¡saca al artista que llevas dentro!