Acaba con las manchas de boli, barro, pintura y pegamento

Con la vuelta al cole, seguro que te tienes que enfrentar de nuevo a ellas

anamas

Con la vuelta al cole seguro que te toca otra vez quitar manchas de boli, pintura, barro y pegamento de la ropa de tus niños. Algo que parece imposible en ocasiones, pero no lo es. Te contamos algunos trucos para acabar con ellas.

Unas de las más frecuentes son sin duda son las de barro, que además suelen incrustarse bien en calcetines y pantalones. Para quitarlas cepilla la prenda en seco por ambas caras, luego quita los restos cepillando con agua fría, ponla en remojo en agua templada con lavavajillas (tipo fairy), déjala unos minutos y frota la mancha,  aclara y estará cómo nueva.

Las de boli tampoco suelen faltar en la ropa de los más peques, para quitar las manchas de tinta de la ropa de poliéster, frota con alcohol y en el caso de que el tejido sea mezcla o de algodón, puedes meter la prenda en remojo en leche o mojar la mancha con un bastoncillo dando ligeros golpecitos sobre ella. En ambos casos lávala después.

Otros tipos de manchas

Pero las de barro y tinta no son las únicas manchas a las que seguro tienes que enfrentarte, también es frecuente que el baby de nuestros peques traiga manchas de pegamento, estas puedes quitarlas con limón y sal, para ello exprime el jugo de medio limón sobre la mancha, espera quince minutos y esparce sal. Deja actuar otros quince minutos y la va la prenda.

Otra manera eficaz de quitarlas es con acetona, para ello moja un bastoncillo de alcohol en acetona y frota la mancha. Espera quince minutos, cepilla con un cepillo de púas finas y retira los restos de pegamento.

Si a pesar de todo quedan restos de pegamento, prueba con el vinagre blanco, para ello mezcla vinagre con agua caliente, moja un trapo y frota. Acabarás con todos los restos.

En cuanto a la pintura si es al agua, bastará con echarle un chorro de agua, pero si ya está seca tendrás que poner una toalla debajo y otra encima con esencia de aguarrás, después lávala a mano con jabón y agua fría.

Para la pintura acrílica, si todavía está fresca, también saldrá con un chorro de agua y si ya está seca tendrás que usar alcohol o acetona, pero evita restregar, ve girando la bayeta con la que la limpies, para evitar que la prenda se decolore.