Artículo

Recicla las cápsulas de café, tienen multitud de utilidades

Hay diferentes opciones para reciclar y cuidar el medio ambiente

anamas

Las cafeteras de cápsulas están muy de moda, su mayor ventaja es que utilizan la cantidad exacta de café para conseguir que este tenga mejor sabor y además nos permite hacernos un café de manera puntual y limpia. Sin embargo uno de sus mayores inconvenientes es que generan más residuos que las cafeteras convencionales, algo que se debe sobre todo al material que se utiliza para fabricar las cápsulas.

Si tienes una de estas cafeteras y quieres reducir los residuos en casa una buena opción es comenzar por reciclar las cápsulas de café, existen varias opciones para ello, les darás una segunda vida y además cuidarás del medio ambiente.

Las cápsulas de café suelen estar fabricadas de dos materiales plástico y aluminio y una vez que las utilices puedes reciclarlas de varias maneras. Muchas marcas disponen de puntos de recogida específicos para sus capsulas y ellos mismos hacen el reciclaje, en este caso bastará con que las lleves al punto de recogida, sin más. En la mayoría de los casos el café se separa y el aluminio pasa por procesos de limpiado para luego fundirse y volver a ser convertido en nuevas cápsulas.

Más opciones

Otra opción es, en el caso de que sean de plástico, llevarlas al contenedor amarillo, eso sí, si lo quieres hacer bien, destápalas antes y elimina los restos de café, puedes reutilizarlos también cómo abono para tus plantas. Si son de aluminio lo mejor es vaciar el contenido orgánico y llevarlas al punto limpio de tu barrio. Ten en cuenta que esta opción es sólo en el caso de que tus cápsulas de café estén compuestas por materiales 100% plásticos y se queden vacías tras su uso.

Pero también puedes darles una segunda vida para ello, una buena opción además de entretenida y divertida es hacer manualidades con ellos, joyeros, macetas, collares e incluso adornos navideños.

Otra manera de darle una segunda vida a tus cápsulas de café es fabricar con ellos muebles, aunque esto ya debe hacerse de manera industrial. Para ello, una vez tratado el producto se tritura y se convierte en pequeños trozos de plástico o aluminio que se pueden usar para hacer sillas, mesas, estanterías…

 

 

 

MÁS SOBRE: