Limpia tu cocina en menos de diez minutos ¡se puede!

Una rutina que te permitirá recoger tu cocina en un pispás

anamas

Si tienes poco tiempo te contamos cómo dejar tu cocina limpia y ordenada en menos de diez minutos, sí has leído bien, menos de diez minutos y tu cocina reluciente. Y es que la cocina es de los lugares de la casa que requiere más atención. Cada vez que la usamos debemos limpiarla y un día a la semana esmerarnos un poco más.

Lo primero es tenerla despejada, recoge todo lo que esté en medio, tira todo lo que tiene que ir a la basura y por supuesto ordena tu cabeza, limpiar sin seguir unos pasos no te llevará a ningún lado.

Márcate un tiempo para limpiar tu cocina y no dejes que nada ni nadie te interrumpa. Te hará ir mucho más rápido tener todos los elementos que vayas a usar juntos y a m ano, así no perderás tiempo buscándolos. Una solución multiusos con agua jabonosa y un chorrito de vinagre te vendrá de lujo.

Cocina limpia, a diario las encimeras y vajilla

Retira los elementos de decoración que tengas en las encimeras, irás mucho más rápido, después llena el fregadero con una solución de agua jabonosa y mete los utensilios de cocina que deben lavarse a mano. Enjabona primero todo, aclara y seca en un escurreplatos. Lo mejor es ir lavando según vayamos usando. La vajilla directa al lavavajillas, si lo tienes.

Después rocía la encimera con un limpiador y pasa un paño. Limpia la vitro y los frentes de los armarios y coloca lo que sueles tener en la encimera, si notas que algo está sucio o pegajoso es el momento de limpiarlo.

En cuanto a los electrodomésticos olvídate de su interior, pasa un paño húmedo por el frente  con un producto multiusos. Hazlo con el lavavajillas, el horno, la nevera y el microondas.

Guarda los cacharros y deja para el final el suelo

Guarda los cacharros que tenías en el escurreplatos, friégalo y ponlo sobre un paño limpio. Espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en el fregadero de la cocina, acabarás con manchas, olores y restos de comida. Deja corre el agua por el fregadero, seca los paños que hayas usado antes de meterlos en la lavadora, evitarás los malos olores.

Ahora es el turno del suelo, lo primero es aspirar o sacudir la alfombra en el mismo suelo, luego barreremos y fregaremos con un producto adecuado para cada tipo de suelo. Y para las zonas con mucha grasa, las de debajo de la vitro y el fregadero por ejemplo, pasa un paño con vinagre y acabarás con ella.

MÁS SOBRE: