Remedio casero para acabar con el mal olor del fregadero

Seguro que alguna vez has llegado a casa y te ha recibido un terrible olor a tubería

Ana Más

El cubo de la basura, el inodoro y el fregadero con frecuencia no huelen bien. Se trata de olores provocados en su mayoría por residuos de jabones, agua estancada o restos de comida que se han colado por el desagüe.

La buena noticia es que con sólo dos ingredientes y además naturales puedes acabar con esos desagradables olores que a veces emanan las tuberías del baño y de la cocina.

Agua caliente y bicarbonato de sodio son estos dos ingredientes que seguro tienes en casa. Lo  único que tienes que hacer es echar bicarbonato de sodio sobre el  fregadero y después echar agua caliente, déjalo actuar media hora, lo ideal es echarlo antes de acostarte  y dejarlo actuar toda la noche.


Adios al mal olor del fregadero con otro ingrediente

Pero a veces ocurre que el olor es tan intenso que necesita algo más potente, ahí es donde entra en juego el vinagre, puedes repetir la acción o añadir vinagre blanco para ampliar el efecto de la mezcla. Para ello sólo hay que añadir un vaso de vinagre por cada medio litro de agua caliente, poner bicarbonato de sodio, medio vaso y verter la mezcla en el fregadero.

Pero ten cuidado al hacer la mezcla, no la hagas en un recipiente cerrado, podrías ocasionar una explosión ya que  el vinagre es ácido y el bicarbonato alcalino. Por eso haz la mezcla en un barreño mejor.

Si el olor aún así no se va, el problema puede ser mayor y necesitarás llamar a un profesional antes de que se complique.

También para tus sartenes

Las sartenes son indispensables en nuestra cocina y probablemente las uses a diario incluso varias veces, esto hace que sea de los objetos de cocina que más se estropean y ensucian.

Además tienden a ensuciarse y a engrasarse fácilmente y por eso muchas veces conseguir que queden impecables es complicado.

Además de eliminar los malos olores de las tuberías, el vinagre y el bicarbonato te servirán para eliminar la suciedad incrustada en tus sartenes, para ello espolvorea bicarbonato de sodio sobre el culo de la sartén hasta cubrirla por completo, añade vinagre encima, déjalo que repose unos veinte minutos.Termina frotando la zona haciendo movimientos circulares. Puedes ayudarte de un estropajo de aluminio.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO