Pablo Alborán en los Billboard de la Música Latina

Conocemos la manía más extraña de Pablo Alborán a la hora de dormir

Aitana Alonso
Archivado en: Pablo Alborán  •  

Pablo Alborán compone, canta, baila, pero también nos anima con sus publicaciones en Instagram. Lo bonito de un artista es que sea cercano y con las cosas que comparte con nosotros a través de las redes sociales, podemos sentirle bien cerca. Su última confesión está relacionada con su forma de dormir.

Muchos tenemos manías raras para dormir, otros incluso tienen manías mientras están durmiendo. Manías de las que, muchas veces, ni se acuerdan. El cantante ha compartido con sus seguidores como se pone para dormir.

Cuando llega el momento de cerrar los ojos, coge su mano y la coloca en la frente, como si necesitase sujetarse la cabeza, o como si fuese a enfrentarse a la más dura de las decisiones de su vida y necesitase pensar.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pablo Alborán (@pabloalboran)

Así, así tiene que dormir el interprete de Prometo para poder descansar. Algo extraño, pero hay costumbres que ni los años quitan. Es más ¡esta manía le viene desde que es bebé! Nos parece enternecedor, a la par que divertido.

También puedes leer:

Sufrimos de ‘vértigo’ al enamorarnos de Pablo Alborán en cada una de sus versiones

8 canciones de Pablo Alborán con nombre de mujer

Pablo Alborán nos cuenta en directo que su próximo single… ¡tendrá sorpresa! Escucha aquí la entrevista

Pablo Alborán y su amigo perruno

El artista llena su instagram de una cosa: su mejor amigo. A lo largo de las últimas publicaciones lo que más encontramos son vídeos y fotos con su mascota. ¡Son adorables!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pablo Alborán (@pabloalboran)


Nos encanta la naturalidad que desprende Pablo, sin filtros se muestra tal y como es y esto es maravilloso.

Pablo Alborán- el álbum

Mientras esperamos a que los directos vuelvan, disfrutamos de la joya que nos regaló a finales de año. Con este vértigo queremos despertarnos cada mañana.

 

MÁS SOBRE: