Cremas de noche: consigue los mejores resultados

Ana Más

En el cuidado de la piel algo esencial son las cremas de noche, pero es esencial elegir la correcta y aplicarla bien.

Y es que de noche es cuando la piel se regenera y se recupera de las agresiones del día y es cuando mejor absorbe los tratamientos que nos aplicamos,  tal y cómo explica María Vittoria Trombetta, Global Brands Director Angelini Beauty, desde Anne Möller en declaraciones a Harpers Bazaar:

La noche es el momento en el que la piel activa sus mecanismos de auto-reparación, y la crema de noche está pensada para potenciar estos procesos de regeneración conectados con el sueño y que se activan en la fase nocturna del ciclo circadiano. Por tanto, las cremas de día actúan para contrarrestar las agresiones y las cremas de noche refuerzan los mecanismos de reparación entre otros beneficios«

Son muchas las agresiones que nuestra piel sufre durante el día, tal y cómo explica Trombetta:

«Durante el día la piel está expuesta a sus mayores enemigos: el sol, la contaminación, cambios de temperatura, calefacción, aire acondicionado y, además, vive el ritmo estresante de muchas de nosotras, con jornadas agotadoras entre trabajo, casa y niños…»

«Incluso con el boom del teletrabajo, la piel está sometida a la exposición a la luz azul de los dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles, bombillas LED…), que alteran significativamente los niveles de oxidación celular y aumentan la aparición de radicales libres»

Según la experta una buena crema de día debe incluir filtros solares, activos que equilibren los niveles de hidratación y una buena protección frente a los agresores externos que son los que aceleran el envejecimiento natural de la piel.

Desde cuando es aconsejable usarlas

Las cremas de noche restauran los niveles de nutrición y ayudan a los procesos de regeneración que la piel hace de manera natural durante el reposo nocturno. A medida que cumplimos años va siendo más recomendable utilizarlas porque nuestra piel pierde capacidad de recuperación.

Lo recomendable es usarlas a partir de los treinta ya que es entonces cuando los procesos regenerativos de la piel y la producción de proteínas de soporte como el colágeno y la elastina empiezan a ralentizarse. Además de que  el nivel de estrés y los agresores externos aceleran el envejecimiento. Lo ideal es combinar el tratamiento de día con el de noche, es más la crema de noche no funcionará durante el día, sino que, si la usamos en ese momento, «dejaríamos la piel desprotegida frente a las agresiones externas y los radicales libres«, añaden los expertos.

 

MÁS SOBRE: