bicicleta

El sillín de tu bicicleta puede afectar a tu vida sexual, también si eres mujer

Nuria Serena

Practicar ciclismo se ha relacionado con problemas de disfunción eréctil en algunos hombres debido a la posición que se adopta al montar en bicicleta. El adormilamiento y el dolor en la zona perineal son síntomas comunes que comparten muchos amantes de este deporte.

Ahora, un estudio revela que las mujeres también pueden sufrir perjuicios en su vida sexual por montar en bicicleta debido, al igual que en los varones, al diseño del sillín.

La investigación, llevada a cabo por expertos de la Universidad de California en San Francisco y publicada por Jorunal of Sexual Medicine, ha concluido que más del 50% de las ciclistas sufrían problemas sexuales como resultado de la «compresión nerviosa» causada por los asientos de las bicicletas.

875 mujeres de diversa procedencia (Canadá, Gran Bretaña, EEUU, Australia y Nueva Zelanda) participaron en este estudio y más de la mitad experimentaron «entumecimiento» asociado con un «modesto aumento en el riesgo de disfunción sexual en las mujeres».

 

La culpa, el diseño del sillín de la bicicleta

 

Si no estás acostumbrada a montar en bicicleta y alguna vez has circulado con ella un par de horas, habrás observado después cierto dolor en la cara interior de los muslos, justo donde comienza el trasero.

Y es que, el sillín, por su dureza y su ergonomía, suele provocar ese tipo de síntomas en los primeros días de uso hasta que tu cuerpo se acostumbra a él.

Desde que se inventaron las bicicletas hace casi 200 años, pocos fabricantes han tenido en cuenta la fisionomía de la mujer a la hora de diseñar los sillines.

En el caso de los hombres, sí se ha intentado modificar esta pieza trascendental de la bici al detectarse que el daño continuado sobre el área del perineo puede provocar serias consecuencias en el apartado sexual masculino, entre ellas, la disfunción eréctil.

Según un estudio de Boston Medical Group,  “montar en bicicleta sin el sillín adecuado puede provocar problemas de disfunción eréctil en al menos un 5% de los ciclistas e incluso, en casos más graves, infecciones.”.

«El problema por la rotación de la cadera hacia adelante en el sillín. La sínfisis púbica (articulación que une las dos partes del pubis) presiona los nervios y vasos sanguíneos de la zona perineal sobre el asiento, dificultando la circulación sanguínea. La disminución del riego sanguíneo de esa área, agudizada por el tipo de sillín o la biomecánica del deportista, alcanza “entre un 70% y un 80% en un plazo de tres minutos”, señala el experto.

En el caso de las mujeres, se han observado también problemas de acorchamiento en la zona genital.

 

¿Qué sillín debemos elegir?

 

 

Hemos decidido mostrarte este vídeo en el que expertos de Mundo Mammoth nos explican que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un sillín

1º Comprobar la comodidad en la zona de apoyo de los huesos. Es decir, que no estemos molestos cuando nos sentamos en el asiento.

2ºComprobar si hay rozamiento en la zona delantera al realizar el gesto de pedalear.

 

MÁS SOBRE: