El truco de Funambulista para reconquistar a una chica con su música

Aitana Alonso

El amor y la música son las dos fuerzas más poderosas que existen. Quién no ha pensado en su persona especial mientras escucha una bonita balada. Todos somos culpables de este delito, incluidos los propios artistas. Funambulista ha confesado que usa su propia música para hacer declaraciones.

Diego Cantero es un artista variado que usa su música para llegar al público y calar con sus mensajes. Su repertorio se pasea entre baladas y ritmos latimos, como su último canto a la vida.

El artista está cumpliendo uno de sus sueños. Ya está aquí su gira Tarde, pero llegamos. En ella comparte escenario con Marwán, algo que ellos mismos han confesado que llevan soñando desde hace muchos años.

El amor y el desamor son los temas por excelencia en la música. Y, aunque todos los sepamos, bien es cierto que todos los necesitamos. Tanto de unos como de otros, la música nos ayuda a superar situaciones, y el propio cantante ha confesado cómo una de sus canciones fue el mejor, o esa era la intención, truco de amor.

También te puede interesar:

10 canciones de Funambulista para celebrar la vida

Convertimos comida en instrumentos y Funambulista confiesa qué escucha cuando cocina (no es música) ¡Aquí la entrevista!

Así suena el primer aperitivo de la gira conjunta de Funambulista y Marwán: ¡En pijama y bata!

Funambulista une la música y el amor en Ya verás

 

El diario ha compartido una declaración del artista donde desvela la historia que se esconde tras Ya verás. Tema que posteriormente versionó con Andrés Suárez.

“Se la escribí a una chica después de dejarlo. Lo pasé jodido y, cuando empezaba a superarlo, un día, llama al timbre y me dice: ‘Oye, mira, ¿y si volvemos a empezar?’ ”, empieza contando. De hecho, esa misma frase aparece en la canción. “Se la canté, pero no sirvió de nada. Siempre pasa. Cuando haces una canción destinada a alguien en concreto suele ocurrir que a ese alguien se la sopla completamente”, añade.

Ha bromeado sobre el tema confesando a la persona no le gusta, pero que después la gente desea que le compongan un tema de amor así. “Ese es nuestro destino como músicos”, bromea.

MÁS SOBRE: