moho

Los peligros de retirar el moho y seguir consumiendo un alimento

Aitana Alonso

El moho es uno de los grandes peligros que atacan directamente a nuestra salud si no tenemos cuidado. Seguro que alguna vez te has encontrado un producto de la nevera con un color verdoso o incluso negro a causa de la bacteria.

Todos sabemos que esto no se pude consumir, pero hay algunas personas que deciden cortar y desechar la parte afectada y consumir la otra parte del alimento que no ha modificado su color. ¿Es esto un acierto?

Los expertos aseguran que si encontramos un producto contaminado de moho hay que tirarlo en su totalidad ya que es muy peligroso. El producto tendrá microtoxinas que no se ven, pero que contaminan el resto del alimento.

Theresa May, primera ministra británica ha desencadenado una gran disputa por esta cuestión. Ella asegura que no tira un producto, que está prácticamente entero, porque tenga un poco de moho en alguno de sus lados. Esto abarca el tema del desperdicio alimenticio, pero ¿es seguro seguir aprovechando ese producto?

También puedes leer:

¿Moho en el baño? Cómo eliminarlo y prevenirlo

Fuera pereza para limpiar los cristales: trucos para que queden relucientes sin esfuerzo

Los alimentos que sí pueden seguir comiéndose pese a haber acumulado moho

Qué hacer si un alimento tiene un poco de moho

 

La Autoridad de Normas Alimentarias ha sido muy precisa con la respuesta. “Recomendamos no comer alimentos que obviamente estén podridos o que contengan moho debido a los riesgos potenciales”. La organización asegura que no se puede garantizar que todas las toxinas contaminantes desaparezcan del producto.

A pesar de que hay algunas autoridades que consideran válido eliminar únicamente la parte afectad por el moho. La mayoría de expertos coinciden en el peligro de este acto.

moho

La nutricionista del Equilibra´t, Silvia Romero, lo tiene claro. “Es mejor desecharlos. Algunos mohos producen micotoxinas peligrosas. No basta con retirar el moho”. Asegura que lo que hace invalido el producto no es la parte que ha cambiado de color por el moho, sino las partículas que se impregnan en todo el alimento.

Si hasta ahora eras de los que intentaban aprovechar el producto, debes saber a qué riesgos te enfrentas. “La ingesta del moho por si sola no causa ningún problema en el cuerpo, pero la toxina que este puede producir puede causar problemas en el organismo a largo plazo”, afirma la nutricionista. Ha insistido que los problemas pueden ir desde una intoxicación hasta hepatitis o un cáncer esofágico.