Los alimentos que sí pueden seguir comiéndose pese a haber acumulado moho

Rodrigo Díaz

Puede que por seguridad no te fíes de ningún alimento que haya perdurado en la nevera y haya acumulado moho pero… ¿Y si te dijéramos que hay ciertos productos con los que no correrás ningún riesgo?


Así lo asegura Javier Pérez, experto en seguridad alimentaria y responsable de Bioensayos del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA). Recalca a los más atrevidos que no vale solo con retirar esa parte, ya que pueden quedarse pequeñas toxinas muy nocivas e indetectables a simple vista.

embutido queso caducado

Por esa razón, especifica qué alimentos sí pueden consumirse habiendo retirado hasta dos centímetros de grosor en la zona afectada por el moho. Hablamos del queso roquefort, del queso curado, del embutido y de las hortalizas duras, tales como la calabaza, la zanahoria o el pimiento.

 

Mucha precaución con los alimentos blandos

 

Por contra, habrá que descartar los considerados alimentos blandos. El experto aconseja tirar inmediatamente a la basura productos como la mermelada, tomates, quesos blandos y algunos fiambres como la mortadela.

La justificación es que, a diferencia de los antes mencionados, no cuentan con una piel que ejerza de capa protectora y encima son más propicios al crecimiento de microorganismos nada beneficiosos.

 

Un truco casero para alejar el moho

 

Poco después de contar Saray Esteso la noticia, una atrevida ha querido aportar su granito de arena con un truco que a ella le ha venido siempre bien en la lucha constante contra el moho.

En un frasco de cristal deposita Mónica los restos de tomates y otros alimentos blancos, a los que cubre con una buena capa de aceite que ejercerá de protectora natural. Eso y la tapa del propio frasco le da a ella y a cualquiera que lo pruebe la seguridad para que los alimentos duren mucho más tiempo.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO