Rosa López ha posado junto al hombre que se ha convertido en el compromiso de su vida

Aitana Alonso
Archivado en: Marta Sánchez  •   Rosa López  •  

Bajo el lema “Nuestro amor es el definitivo”, Rosa López ha posado junto a su novio Iñaki García. La vida le ha puesto impedimentos, pero ella nunca ha dejado de creer en el amor. Este nuevo capítulo lo empezó a escribir hace un año y medio y desde entonces la cantante mira al futuro con ilusión. Ha anunciado el compromiso de su vida, y no estaba hablando de boda. La pareja ha decidido que quieren pasar el resto de sus vidas juntos, pero no hay planes de pasar por el altar.

La cantante ha dado esta exclusiva para intentar poner un poco de luz entre tanta mala noticia que nos han atrapado durante el último año. Se cumplen 20 años desde que esa Rosa de España entró a nuestras vidas, y justo coincide con el 40 cumpleaños de la cantante. Por eso, la intérprete de Yo no soy esa ha decidido que era el mejor momento para gritar a los cuatro vientos que está enamorada.

El amor siempre es bienvenido y hay que compartirlo para desprender esa luz radiante, felicidad y serenidad que Rosa ha estado mostrando últimamente. De hecho, con la última frase de su publicación anima a sus seguidores a seguir apostando por el amor.

“¡Arriba los corazones! Y que nada aplaque vuestro interior”.

También puedes leer:

Rosa López celebra sus 40 con esta foto ¡sin camiseta!

Rosa López aclara su amistad con Chenoa en Vuelta al cole

El romántico momento de Rosa López y Laura Matamoros en Ven a Cenar: Gourmet Edition

La nueva etapa de su vida

Las redes sociales de la extriunfita se basaban en todos sus proyectos profesionales. No es una persona de mostrar su vida personal, pero esta vez lo ha hecho como respuesta a todo el amor que ella ha recibido siempre por parte de sus fans.

En esta entrevista que ha tenido de la mano de la revista Hola ha contado que conoció a su pareja en un concierto de Marta Sánchez. Al acabar el concierto, Iñaki, qué es policía, le ayudó a salir salvándole de la masa de gente. “Él me pidió hacerse una foto conmigo y yo le comenté que también quería tenerla. Nos intercambiamos los números de teléfono y lo invité a cenar para agradecerle la ayuda que me había prestado. Era, en el fondo, una excusa para volver a verlo”.

MÁS SOBRE: