Susana Espelleta responde a una consulta sobre el perdón sincero en la pareja

Guss González

Susana Espelleta aterriza en los estudios de Atrévete para responder a una atrevida que nos enviaba su consulta a través de nuestras redes sociales, en concreto a través de Instagram. ¿Nos sigues?

Rebeca nos consultaba… «Hola Susana. Tenemos dos hijas una de cuatro años y otra de un año. Desde que vino la segunda estamos pasando por una crisis sumado con discusiones por la pandemia. Me gustaría poder perdonar pero me está costando mucho, solo fueron peleas y agobio pero me sentí triste y sin mucho apoyo por parte de mi marido», nos explicaba.

«Él está luchando mucho y me demuestra ahora día a día todo lo que ama. ¿Merece la pena luchar? Un saludo», finalizaba nuestra atrevida oyente.

Susana inicia sus consejos recomendando dejar de pasar la patata caliente echando la culpa al otro. En estos casos resulta necesario dejar al margen la pelea… Para ello, haz una lista con aquellos asuntos que generan el conflicto. Siéntate con tu pareja y repasa ese listado intentando llegar a acuerdos que los resuelvan.

Sin duda, la situación descrita en la consulta requiere de un esfuerzo y dejar de «resentir» por lo que se hizo o no se hizo y quién lo hizo. Pasa página, deja el pasado donde debe estar y mira de frente hacia un futuro ilusionante…

 

Los consejos de Susana Espelleta

 

No podemos perdonar si no nos ponemos en los zapatos del otro. «¿Te sientes decepcionada? ¿Y cómo crees que se siente el otro?», reflexiona Susana. A veces fallamos en la pareja, pero no pasa nada. Pero en esas ocasiones, nos levantamos y seguimos trabajando para mejorar, no nos damos por vencidos.

Tenéis que daros cuenta, los dos, que tomáis las decisiones juntos. Si tu le das apoyo, sin duda recibirás apoyo. Y cuatro recomendaciones finales:

  • Mírate al espejo y piensa si te gusta lo que ves.
  • Intenta dejar de tener siempre la razón: hay muchos puntos de vista y la razón no existe.
  • Suelta las expectativas respecto a lo que es tu marido.
  • No esperes nada de él y acéptale tal y como es.

MÁS SOBRE: