Artículo

¡Una ruptura amistosa es posible! Claves para romper con tu pareja sin malos rollos

El fin de una relación amorosa puede ser cordial si tienes esto en cuenta

Noemí Fernández

La mayor parte de las veces en las que hablamos sobre el fin de una relación sentimental el drama se convierte en el protagonista, rodeado de discusiones, infidelidades o cualquier tipo de sensaciones negativas hacia la persona que un día amamos. Sin embargo, aunque probablemente no sea lo más habitual, tener una ruptura amistosa es posible.

¿Acaso es necesario que una historia que ha sido romántica y llena de momentos de felicidad termine enturbiándose? Debemos asumir que el amor, a veces, se acaba y afrontarlo de la forma más adulta y racional posible.

Claves para llevar a cabo una ruptura amistosa

ruptura amistosa

Romper con la persona que ha sido tu pareja siempre es un mal trago, aunque llega un momento en el que puede ser necesario, sobre todo si notas que vuestra relación ya no os hace felices. Evidentemente, siempre será mucho más fácil conseguir una ruptura amistosa cuando el noviazgo o el matrimonio ha sido sano, es decir, sincero y sentado sobre unas bases de respeto mutuo. Será muy difícil – por no decir imposible – compartir una ruptura sana con alguien con el que la relación ha sido un tormento.

Sinceridad y diálogo

La sinceridad y el diálogo son los ingredientes básicos, junto con la confianza, para que una relación funcione. Pero también para que su final sea lo más amable posible. Lo mejor es que expliques a la que ha sido tu pareja qué te ha llevado a pensar que estaríais mejor continuando vuestra andadura por separado y, si lo necesitáis, analizar qué ha fallado en lo vuestro. De nada sirve esconder tus verdaderos sentimientos bajo mentiras que, finalmente se acabarán descubriendo y dolerán más que la propia verdad.

Respeto

ruptura amistosa

De nuevo uno de los pilares para una buena relación de pareja aparece como básico para conseguir una ruptura amistosa. ¿Acaso terminarías de buen rollo con alguien que te insulta o critica? ¿O que tira por tierra todos los esfuerzos que has hecho durante el tiempo que habéis estado juntos? Seguramente, no.

Recordar todo lo bueno que os unió

Terminar odiando a una persona que en su momento fue el amor de tu vida es verdaderamente triste. Si tenéis la capacidad para poder hablar desde el corazón, recordar todo lo buenos que os unió y cuántas cosas os habéis aportado el uno al otro durante ese tiempo puede ser un buen paso para conseguir una ruptura amistosa.

Tomar la decisión en firme

Por muy bien que hayáis terminado, si uno de los dos comienza a dudar y a “jugar” con la otra persona, con actitudes indecisas de “ahora te tomo y ahora te dejo”, el final terminará estropeándose. Medita bien la decisión de romper con tu pareja antes de dar el primer paso, baraja todas las opciones posibles y piensa si de verdad no tiene solución (o si no tienes ganas de solucionarlo). Una de las cosas más importantes para poder tener una ruptura amistosa es no jugar con los sentimientos de la otra persona.

MÁS SOBRE: