Juegos de mesa para todas las edades y para que disfrutéis esta Semana Santa.

6 juegos de mesa para Semana Santa en los que solo necesitas papel y boli

Los juegos más fáciles y creativos para disfrutar de tus reuniones estas vacaciones

Teresa Moreno

Llegan las vacaciones de Semana Santa y pese a que el tiempo parece dar una tregua, a veces no es suficiente si tienes la agenda llena de compromisos, ya que el aburrimiento nos asalta con facilidad y no siempre encontramos opciones para divertirnos. Si te preguntas qué puedes hacer en este caso, desde Cadena Dial te damos la respuesta: una lista de juegos de mesa para los que solo necesitas papel y boli y que se convertirán en tu mejor aliado esta Semana Santa. 

Los juegos con lápiz y papel siempre son una buena opción para entretener y divertir a familiares y amigos y, por supuesto, con los que pasar el tiempo muerto. Esta Semana Santa, tanto si te quedas en casa, como si viajas a algún destino, te recomendamos tomar nota de alguno de los juegos de mesa con papel y boli con edición especial de Semana Santa para tener alternativas y que nada te pille por sorpresa. Eso sí, tendréis que sacar vuestro lado más ingenioso.

Si esta Semana Santa, además de decorar huevos de Pascua, quieres apostar por otras opciones para disfrutar del tiempo con familiares y amigos y así, desconectar un poco de la rutina, te recomendamos algunos juegos de mesa con lápiz y papel para divertirte esta Semana Santa.  


¿Con qué juegos de mesa con papel y boli divertirse en Semana Santa ?

 

La Semana Santa ya ha comenzado y seguramente no sepas ya cómo entretenerte en las reuniones con amigos o con la familia.  Para ello y aprovechando estas vacaciones, puedes preparar juegos de mesa con papel y boli de forma casera, creando tu propia versión de Semana Santa y construyendo momentos irrepetibles junto a tus seres queridos.  

1. Dibujar y pintar huevos de Pascua

Todo un clásico en Semana Santa que este 2022 bo podía faltar y más si tienes niños pequeños en la familia. Se trata de actividades muy creativas para los más peques y es que pintar huevos de Pascua acompañado de algún animal, como el conejo, que desde hace ya bastante tiempo tiene un peso importante a nivel cultural, puede ser una muy buena primera opción si lo que quieres es mantenerles entretenidos durante un rato.  

2. Juego de la memoria

Solo necesitas escoger algunos dibujos que los pequeños de la familia han coloreado previamente y teniendo en cuenta que muchos de ellos tienen que ser iguales para luego poder aplicar el divertido juego de la memoria. La clave es tratar de memorizar en qué lugar está cada uno para que acabar descubriendo el mismo dibujo en la siguiente ronda y así, llevarse el par que coincida. La persona que acabe con más dibujos gana la partida. Este juego puede adaptarse a una versión más adulta si lo que quieres es pasar un rato de lo más agradable con tus amigos.

3. Tautogramas

Este pasatiempo seguramente os encante también a los adultos, ya que se trata de escribir una frase o un texto, eso sí bajo la norma de que todas las palabras empiecen por la misma letra. Requiere de mucha creatividad y destreza mental y puede salvarte del aburrimiento.

4. Juego de la mala ortografía

Se trata de escribir una pequeña carta con faltas de ortografía, donde un comité evaluador determinará quién sera el ganador. La temática de la carta debe girar sobre los últimos acontecimientos de tu vida, donde narres en primera persona a un amigo o a un familiar todo aquello que quieras contarle. Están admitidas palabras sin tildes o con alguna letra errónea, fallos en los signos de puntuación… ¡Todo lo que se te ocurra es bienvenido!

5. Asociación de palabras

Apto para jugar a todas las edades. Se trata de un divertido y creativo juego en el que un animador escoge una palabra al azar y todos los participantes deben escribir en su hoja, al menos, cinco palabras que tengan relación con ella en un corto período de tiempo. Después, todo el mundo deja de escribir y a cada respuesta se le asocia una puntuación, de forma similar al STOP y el que acabe obteniendo el mayor marcaje acaba ganando. 

6. El reto de los observadores

Este juego requiere de preparación y organización previa. Se trata de acondicionar una sala con todo tipo de objetos, que encuentres a tu paso y los depositas en una mesa. Después, da paso para que todos los participantes accedan para observar todos los elementos. Tras varios minutos de contemplación y memorización, salen de la sala y se les entrega un papel con todo tipo de preguntas (normalmente 10) que tienen que responder en función de lo que se acuerden. Como no podía ser de otra manera, el que más acierte, gana. Las preguntas pueden ser del tipo: ¿Cuántas cruces o platos había en la mesa? ¿De qué color era la pelota más grande? Y lo mejor es que puedes adaptarlo a la Semana Santa sacando todo aquello que guardes por casa o que tengas de recuerdo. 

MÁS SOBRE: