Joaquín hijas

Así son las hijas de Joaquín Sánchez: De tal palo, tal astilla

Daniela y Salma, muy presentes en las redes del futbolista, son lo más importante de su vida

Raúl Vázquez Fernández

La vida de un futbolista de alto nivel está llena de desplazamientos y viajes pero, durante la semana, pueden disfrutar de mucho tiempo con su familia. Eso es lo que le sucede a Joaquín Sánchez y, en concreto, con sus hijas.

Daniela y Salma, de 16 y 12 años, son los pilares fundamentales para la leyenda del Real Betis Balompié y, por supuesto, para su esposa, Susana Saborido. Ahora, las conocemos un poco más.

Joaquín y sus dos hijas a las que vemos crecer

Gracias a las redes sociales, todos los aficionados del Betis (o únicamente de este famoso futbolista) están viendo crecer a sus pequeñas. Daniela y Salma nacieron en Valencia, concretamente en el Hospital Nou d’Ocubre. Esto tuvo lugar durante la etapa del atacante como jugador del Valencia Club de Fútbol.


Sin duda, esos fueron los momentos más felices de Joaquín y Susana desde que se dieron el «sí, quiero» en el Puerto de Santa María hace 17 años, en 2005. Y, como decimos, sus redes sociales son el lugar perfecto para verlos juntos a sus hijas.

Daniela nació el 22 de septiembre de 2006, y así la felicitó su padre en Instagram: «Gordita mia de mi corazón, eres un petardo de los gordos, pero cuanto arte tienes y cuanto te queremos. Feliz cumpleaños mi vida!!». Por supuesto, acompañó el texto con una bonita foto de ambos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Joaquin Sanchez (@joaquinarte)

Casualidades de la vida, el cumpleaños de Salma, que nació en 2010, es un día después que el de su hermana mayor. «Cariño mío 15 años ya, y parece que fue ayer cuando nos llenaste de amor y felicidad con tu llegada. Feliz cumpleaños hija mía!! Ten siempre ese corazón bueno y lleno de bondad. Te amamos gorda», escribió el futbolista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Joaquin Sanchez (@joaquinarte)

Joaquín y sus hijas comparten un amor incondicional y no solo eso: también llevan ese humor que caracteriza a su padre allá donde va.