rizador de pestañas

Cómo aplicarte bien el rímel ¡tiene su truco!

Consigue unas pestañas de infarto

anamas

Cómo aplicarte bien el rímel. Si lo aplicas bien puede ayudarte a conseguir unas largas pestañas, además de curvadas y espesas. Pero para ello debes saber aplicarlo correctamente y no acabar retirando los excesos de máscara con un trozo de papel.

Te contamos cómo usar el cepillo de máscara y cuantas capas aplicar, pero sobre todo cómo debe ser una máscara de pestañas.

Escoge una máscara resistente al agua, a prueba de llantos, y recuerda tener un desmaquillador adecuado para este tipo de máscara de pestañas. Fíjate en el cepillo, los cepillos curvados y gruesos crean un efecto casi de pestaña postiza mientras que los lisos y finos dan un aspecto más natural y las resaltan sutilmente.

En cuanto al tono, si quieres conseguir mucha intensidad escoge negro, pero ten en cuenta que hay tonos verdes para una intensidad media, grisáceos y metalizados.

Cómo aplicarte bien el rímel paso a paso

Cepillo de máscara de pestañas

El primero de ellos es bombear el cepillo, sólo conseguirás que entre aire y que la máscara no esté homogénea y cremosa,, además se secará antes. Saca el cepillo presionando en los laterales del envase y para retirar  el exceso de producto del cepillo hazlo  con un pañuelo de papel, evitarás así que queden grumos en las pestañas.

Aplica el rímel desde la raíz a las puntas de las pestañas y en zig zag para así separarlas, además de por arriba y por debajo. Debemos aplicar dos o más capas, cuantas más capas más profundidad y sofisticación aunque también un look menos natural. Para darles más curvatura usa el rizador antes de la máscara ya que después puedes romper las pestañas.

Para que la mirada se agrande no te olvides de las pestañas del extremo del ojo y aplica la máscara hacia fuera empezando por las que se encuentran en la esquina exterior del ojo hasta llegar a las pestañas del lagrimal.

Para evitar mancharte el párpado cuando te estés aplicando el rímel, hazlo con un espejo de mano a la altura del pecho, así bajarás un poco la vista y no rozarás con las pestañas en el párpado. Si aún así te manchas, deja que se seque y retira con un algodón.

Y no te olvides de desmaquillar tus ojos siempre y con un producto específico  para ello.

Y recuerda renovar tu máscara de pestañas cada seis meses como mínimo y, si antes observas que se ha secado, añade unas gotas de suero fisiológico para que quede más líquida.

MÁS SOBRE: