Mercedes Milá

Mercedes Milá confiesa los problemas de salud mental que le llevaron a abandonar Gran Hermano

La presentadora habla de su batalla contra la depresión

Noelia Bertol

Es uno de los rostros más reconocidos de la televisión, y es desde que Mercedes Milá comenzara en el medio en los años 70, no ha dejado de estar vinculada a él. Aunque no de forma tan activa como cuando estaba al frente de Gran Hermano, Milá sigue acogiendo diferentes proyectos televisivos o visitando algunos platós.

Siempre con su sinceridad a la hora de hablar de cualquier tema, este miércoles la presentadora acudía al programa de María Casado en TVE, Las Tres Puertas, donde se sinceró sobre los problemas de salud mental que ha atravesado y que en su día le llevaron a abandonar el barco de Gran Hermano.

«Lo he pasado muy mal. Cuando sabes que una depresión puede acabar contigo, que una ansiedad puede acabar contigo, te das cuenta de los límites«, expresaba esta. Milá reconocía que ha librado con esta enfermedad en varias ocasiones a lo largo de su vida. «La primera que tuve fue por un desamor muy doloroso y la segunda, la tercera y las que vinieron después por exceso de estrés«, reconocía.


Pese a todo lo vivido, esta quiso dejar un mensaje esperanzador: «Yo siempre digo que no hay que tirar la toalla. Aunque haya días que tienes encima la espada de Damocles y todo me parece mal y triste, horrendo, gris… Hay días que estoy bien, feliz, y pienso qué suerte«. 

Aunque hay algo que la preocupa mucho, y es que los más jóvenes estén librando estas mismas batallas: «Me da mucha pena porque ellos no aprenden de una crisis de ansiedad (…) Este es un problema muy serio, la enfermedad mental está rodeándonos«.

La razón por la que Mercedes Milá abandonó Gran Hermano

 

Muchos llevan años preguntándose por qué la presentadora dijo ‘hasta aquí’ en la tarea de presentar Gran Hermano, un programa del que formaba parte desde que se estrenó en el año 2000. Esta explica su decisión nuevamente relacionándolo con los problemas de salud mental que atravesaba en esos momentos.

«Me fui por enfermedad, porque ya no podía más.Pero podía estar llorando toda la semana y llegaba el jueves me cogía un coche y me iba a la tele, me maquillaba y nadie lo notaba. Lo que me pasaba después era que decía: ¿cómo podré volver a hacerlo?«, confesaba.

Eso no quiere decir que Milá se arrepienta de haber formado parte de ese proyecto, pues relaciona Gran Hermano con una de las mejores etapas de su vida profesional: «Fue una de las etapas más felices haciendo televisión de mi vida. El acierto más grande fue hacer ese programa. Estaba tan contenta y tranquila».

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO