No te olvides de estas zonas al aplicarte protector solar

A menudo ignoramos zonas sensibles como pies, párpados y labios

Ana Más

Con la llegada del buen tiempo nos apetece  salir a tomar el sol y coger un poco de color, pero debemos hacerlo siempre con precaución. Aunque actualmente tenemos mucha información al respecto y casi todos sabemos que es imprescindible aplicarnos protector solar antes de tomar los primeros rayos de sol.

Además de conocer  cual es nuestro tipo de piel y qué factor de protección solar debemos aplicarnos, muchas veces cometemos errores a la hora de ponernos la crema solar, los más comunes son dejarnos zonas desprotegidas o aplicarnos menos cantidad de la necesaria. 

Piensa que incluso aunque el día esté nublado hasta un  80% de los rayos ultravioleta del sol pueden penetrar la piel. Por eso debemos protegerla bien, para ello la recomendación de la Asociación de la Academia Estadounidense de Dermatología, es aplicarnos unos 28 gramos de protector solar o lo que es lo mismo, unas dos cucharadas, al menos 30 minutos antes de la exposición, que es aproximadamente el tiempo que tardan los filtros químicos en actuar. Según este organismo la la mayor parte de las personas solo se aplica entre el 25-50 por ciento de esta cantidad,


El cuello, los labios y los párpados también necesitan protección solar

Pero además de no echarnos suficiente cantidad de crema y no renovarla con frecuencia, solemos cometer otro error, dejar zonas del cuerpo sin aplicar crema. Y es que tal y cómo recoge eldiario.es, «Varios estudios demuestran que ciertos tipos de cáncer de piel aparecen con frecuencia en estas zonas porque no las protegemos como deberíamos hacerlo.»

Las partes del cuerpo de las que nos olvidamos con más frecuencia a la hora de aplicarnos protector solar y a las que por eso debemos prestar más atención son:

  • el cuero cabelludo, dónde podemos aplicar un protector específico para la zona o simplemente cubrirnos con un sombrero
  • los labios, podemos utilizar un bálsamo labial con protección  solar y renovarlo con frecuencia puesto que al comer y beber se disuelve
  • los párpados, la piel de esa zona es especialmente sensible y la mejor forma de protegerlos es ponernos gafas de sol
  • las orejas habitualmente se nos olvidan, es importante aplicarnos protección por todas partes incluído detrás de ellas
  • el cuello y el escote, sobre todo la parte de atrás y de los lados que son especialmente vulnerables al sol
  • los pies en su totalidad, no sólo el empeine, a menudo nos olvidamos de proteger tobillos, dedos y la zona de alrededor de las uñas

 

 

MÁS SOBRE: