Rosa López.

Rosa López y el pánico que vivió tras OT: «Podría haber criado un hijo, pero me he tenido que criar a mí»

La ganadora de la primera edición se sincera sobre lo que llegó después del concurso

Noelia Bertol
Archivado en: Rosa López  •  

Han pasado ya más de 20 años desde que se estrenara en televisión Operación Triunfo, un fenómeno que sigue causando sensación en la actualidad tanto por las ediciones más recientes como por aquellas que nos marcaron en el pasado. Sin ir más lejos, estos días Esther Aranda copaba titulares por su crítica a Virginia Maestro, la ganadora de su edición.

En esta ocasión la protagonista ha sido Rosa López, la cual ha acudido en calidad de invitada al espacio conducido por Xavier Sardá en La 1, La gran confusión. El tema de la noche era el culto al cuerpo, y la lista de invitados la completaban nombres como el de Carlos Latre, Boris Izaguirre y Falete.

No es la primera vez que Rosa López se sincera sobre todo lo duro que llegó tras su salida del concurso. Y es que aunque esta se convirtió en la primera ganadora de Operación Triunfo, la alegría no pudo compensar la lucha que estaba librando internamente.


Rosa López y el precio que pagó tras Operación Triunfo

 

«Cuando yo entré a Operación Triunfo, a pesar de tener 20, de verdad que mi cabeza estaba colocada de coordenadas en los 13 años. Y los 13 años antiguos, no los de ahora«, se sinceraba la de Granada sobre la etapa vital de inocencia que atravesaba al ingresar en la Academia.

Esto le servía para explicar lo que llegó después y cómo le afectó la salida del concurso: «Cuando salí de OT era pánico a cualquier cosa. Entonces, por cojones, por algún lado tenía que empezar«. La artista, a la que habían sometido a una estricta dieta durante, había descubierto durante el programa el deporte.

«Lo más fácil era el deporte, porque lo primero que me hacía sentir incómoda era que estaba rellenita, que tenía obesidad, y eso podría haberme generado problemas de salud«, añadía.

Actualmente esta confiesa estar feliz, y es que «lo que más he esculpido es mi mente, y es oes lo más importante«. En estas dos décadas Rosa López ha trabajado duramente en sí misma para tener la seguridad y la fortaleza que tiene hoy. «En 20 años podría haber criado un hijo, pero me he tenido que criar a mí«, apuntaba.

MÁS SOBRE: