Tipos de adolescentes según su personalidad, ¡toma nota, mamá!

Los prototipos de la personalidad en los adolescentes son muy dispares

Teresa Moreno

Desde la infancia comenzamos a desarrollar nuestra personalidad, pero no es hasta la adolescencia cuando empezamos a forjar nuestra identidad. Una etapa en la que es habitual que los adolescentes compartan menos tiempo y espacio con sus progenitores y en su lugar, apuestan por pasar más tiempo a solas y con sus amigos. 

Se trata de un proceso de cambio y autodescubrimiento que no todos los adultos entienden plenamente. Cada etapa es importante y la adolescencia es probablemente una de las más rebeldes y difíciles, ya que responde a esos momentos en los que el sujeto comienza a definir su personalidad.   

Llegados a este punto es interesante reseñar que cada ser humano es único y diferente a los demás y que su comportamiento puede estar influido por diversos factores a lo largo de su vida. Sin embargo, a raíz del vínculo que estableces con ellos puedes deducir su manera de ser. 


Aunque es importante tener en cuenta que, pese a que los pensamientos cambian constantemente, lo esencial permanece, ya que ahí encontramos la verdadera personalidad. Además, es habitual que en ese viaje el adolescente atraviese una crisis de identidad porque hay creencias con las que no se identificados, hobbies que ya nos les gustan y un largo etcétera.  

En cualquiera de los casos y para que puedas entenderte mejor con tus hijos o sobrinos adolescentes, desde Cadena Dial te explicamos cuáles son los tipos de adolescentes según su personalidad. 

1. Introvertido

Los adolescentes introvertidos muestran incapacidad para experimentar dolor y placer. Pese a que pueden existir distinciones existe una clara tendencia a que sean calmados, distantes y poco sociables.  

Sus necesidades de afecto son muy escasas y no muestran dificultad para confrontar situaciones que le generan cierta incomodidad. Además, no luchan por conseguir premios ni tampoco por esquivar los castigos. 

2. Inhibido

Se trata de aquellos adolescentes que sienten dificultad para experimentar placer, alegría…Lo que les lleva en muchas ocasiones a incurrir en situaciones de aislamiento. 

También muestran dificultades para anticiparse ante posibles situaciones que les ocasionen dolor y tienden a vivir con ansiedad y angustia.

Una chica adolescente se aísla y no comparte espacio ni tiempo con su familia.
Getty

 

3. Sumiso

En este caso, el adolescente ha entendido erróneamente que sentirse a gusto consigo mismo, seguro y fuerte depende siempre de la relación que tiene con los demás. De ahí que constantemente busquen apoyo y validación en todo lo que hagan.  

Sienten grandes carencias afectivas y constantemente buscan atención en su entorno. 

4. Pesimista

Probablemente esta personalidad responde más bien a una situación de abandono o de pérdida que les ha llevado a tener una actitud negativa y triste ante la vida. 

Por lo general, suelen experimentar el dolor y la angustia de forma permanente y tampoco hay atisbos de esperanza ni de placer en este tipo de personalidades. 

Aunque no hay que olvidar que un entorno muy restrictivo y la falta de apoyo y esperanza pueden forjar un carácter pesimista en los adolescentes. 

 5. Histriónico

Un término que seguramente muchas no conozcáis, pero que hace referencia a una personalidad emocional, dramática y teatralizada que no pasa inadvertida. Por lo que, buscan constantemente llamar la atención y acaparar todo el protagonismo. 

Suelen tener mucha dependencia respecto al resto de seres humanos y buscan conseguir sus objetivos a través de la seducción y la manipulación.  

Aparentemente se muestran como un ser inteligente, independiente y muy seguro de sí mismo, pero realmente existe un gran miedo a ganar la autonomía total e inconscientemente buscan la aprobación y aceptación. 

6. Egocéntrico

Este tipo de personalidad refleja que son independientes, pero con un fuerte desequilibro ya que basan todo su núcleo en sí mismos, sin escuchar ni atender las necesidades de otros. 

Es probablemente uno de los caracteres más narcisistas que existen, ya que se sienten con el derecho de ejercer un rol “explotador” en el resto de personas frente al placer constante que se dan a sí mismos. 

Pese a que ese sentimiento de superioridad responde más bien a un modelo de falsas creencias, ellos erróneamente asumen que el resto de individuos les tienen que reconocer la etiqueta de que son especiales. 

Un grupo de adolescentes charla a la salida del instituto.
Getty

7. Rebelde

Pese a que en la adolescencia este adjetivo parece más frecuente que en cualquier otra etapa, existen matices y grados para definir esta tipología de la personalidad. En cualquier caso, aquí describiremos la más genérica.  

Suelen ser esos adolescentes que luchan por las injusticias y buscan la autonomía a toda costa. Suelen ser bastante impulsivos y en ocasiones, inmaduros. Actúan de forma rápida para contrarrestar lo que “otros hacen mal” porque consideran que no son de fiar.  

Lo que les lleva a reforzarse únicamente en sí mismos buscando la fuerza, el poder y hasta la venganza de forma interna. Una respuesta con la que dan puerta a las humillaciones o daños producidos en el pasado. 

8.Rudo

Este tipo de personalidad es menos frecuente pero también es visible. En este caso, los adolescentes miran más allá de los acontecimientos difíciles o dolorosos y acaban encontrando en ellos un punto de placer.  

De esta forma, podrían encontrar sensaciones agradables en actos que humillen, violen o hagan daño a otras personas. Suelen ser muy hostiles y muestran bastante indiferencia con todo, aunque sientan que su comportamiento autodestructivo y abusivo es correcto. 

9. Conformista

Los adolescentes conformistas son aquellos que niegan la validación de sus propios deseos, sentimientos y pensamientos y adoptan los perceptos establecidos por otros como respuesta a evitar el conflicto, el castigo o la intimidación. 

Su tendencia perfeccionista, prudente y controlada de hacer las cosas responden a un conflicto de rabia no exteriorizada hacia los otros y el irremediable miedo al rechazo, el abandono y la culpa. 

10. Oposicionista

Algunos adolescentes oposicionistas dudan de todo y unas veces, son obedientes y otras optan por una postura más intimidante y desafiante.  

Suelen involucrarse en discusiones interminables que no van a ningún lado y se sienten mal con su lucha interna. Un conflicto en el que se debaten por mantener el respeto y la obediencia u optar por la negatividad y la agresividad. 

11. Autopunitivo

Un prototipo que responde a que los adolescentes puedan sentir placer en el dolor ,siendo incluso algo que buscan en sus relaciones interpersonales. Suelen aceptar lo que les pasa, pero se niegan a vivir con la culpa. Exageran sus vivencias a la hora de contarlas y suelen anticiparse a todo lo que va a suceder. 

Centran toda su atención y sus pensamientos en sus defectos o peores características, lo que los lleva a recordar constantemente situaciones que les haya generado dolor u odio.  

Suelen transformar las situaciones positivas o agradables en problemas y siempre que cuentan algo lo hacen infravalorándose y priorizando o elogiando a otros.  

MÁS SOBRE: