Carlos Sobera

La ‘espinita’ de Carlos Sobera con sus hijas: «De este tema nos hablemos, por favor, que me pongo nervioso»

Actualmente presenta la séptima edición de First Dates en Cuatro, además de moderar los debates de Supervivientes

Ana Más

A sus 62 años Carlos Sobera es uno de los presentadores de más éxito en nuestro país. Actualmente presenta la séptima edición de First Dates en Cuatro, además de moderar los debates de Supervivientes 2023: tierra de nadie.

Una gran trayectoria profesional a la que se suma un bonito proyecto personal, el que ha creado junto a su mujer Patricia Santamarina y sus dos hijas, Arianna y Marina. Pero, ¿qué piensan las mujeres de su familia sobre su trabajo? El actor ha hablado de ello en LOC de El Mundo.

Además de deshacerse en halagos hacia su mujer, de la que ha dicho que es un pilar fundamental en su vida profesional y por supuesto personal, Sobera explicaba que ella sí ve todos sus programas y que además lo hace con sentido crítico, diciendo qué le gusta y qué no.


Carlos Sobera, sobre sus hijas: «No ven ninguno»


Sin embargo, no puede decir lo mismo de sus hijas que no suelen ver ninguno de sus trabajos. Ni Arianna, la hija de su mujer a la que Carlos considera como suya, ni su hija pequeña ven la tele: «No ven ninguno. De este tema nos hablemos, por favor, que me pongo nervioso», explicaba con gran sentido del humor.

En el mismo medio se refería al tipo de contenidos que las jóvenes consumen: «Mi hija pequeña se conoce a todos los personajes de Twitch, TikTok y YouTube, pero… Pregúntale por un programa o un presentador español, ¡no tiene ni idea! No ve televisión y me frustro mucho».

Sin embargo, también contaba a una bonita anécdota con los amigos de su hija pequeña: «Me hace mucha gracia, porque ella me dijo que iba a celebrar su cumpleaños y que venían unos amigos que querían conocerme. Le dije que si sus amigos veían la televisión y ella no, me parecía pasmoso». Y bromeaba con tener que replantearse su carrera profesional «…al menos, no se avergüenza. Porque como sus amigos le digan que quieren conocerme y ella, encima, se avergüence… Voy a tener que plantearme mi carrera profesional», decía.