Estopa

«Somos muy ricos»: El golpe de realidad de Estopa al hablar con su padre de dinero

Más de 25 años después los hermanos Muñoz siguen siendo uno de los grupos más relevantes de nuestra música

Noelia Bertol

Muchos artistas recuerdan con frecuencia que lo más complicado en la música no es triunfar, eso lo hacen muchos. Lo realmente complicado es trascender, mantenerse en el tiempo siendo siempre relevante en la industria. Los chico de Estopa lo han conseguido, pues más de 25 años después siguen siendo uno de los grupos más importantes de nuestra música.

Este miércoles los hermanos Muñoz visitaban Días de Tele, el programa que Julia Otero conduce en TVE. La presentadora hacía balance de la trayectoria de los catalanes recordando imágenes de cuando en 1998 se presentaron al concurso que cambiaría sus vidas.

«Si pudierais viajar a aquel momento, ¿qué le diríais hoy a aquellos chicos jovencísimos y llenos de ilusiones?«, preguntaba Otero. «Sobre todo le diría que afinara la guitarra», bromeaba José. Su hermano David se sinceraba diciendo que por aquel entonces no eran capaces siquiera de imaginar que iban a estar donde están hoy habiendo conseguido todo lo que han conseguido.


El golpe de realidad de Estopa tras una conversación con su padre

«Nosotros somos iguales, pero 28 años después«, apuntaba David. «Y un poco más ricos«, añadía Julia Otero. «Muy ricos«, continuaba David. «Tampoco es que seamos Florentino ni Georgina ni Cristiano, pero en comparación con lo que nosotros éramos antes…«, explicaba este.

«Mi padre en la primera gira nos dijo: ‘Habéis ganado con una sola gira más dinero que yo en toda una vida trabajando’«, le ayudaba su hermano José a explicarse. «Eso para mí es ser muy rico«, continuaba David.

Eso para ellos supuso un gran golpe de realidad, que desde muy jóvenes fueron conscientes de lo que costaba ganar dinero y que este no llovía del cielo. De hecho, es conocido por todos que antes de triunfar en la música ambos trabajaban en la fábrica de Seat, la cual inspiró temas como La raja de tu falda y ese famoso Seat Panda.