Día de la mujer Atrévete

Me olvidé de mi: El viral de una madre y esposa que se olvidó de ser mujer

"Fui una joven hermosa como todas a los 18 años, cuando decidí irme con mi esposo, me enamoré y forme mi hogar" comienza el tuit

Nuria Serena
Archivado en: Shakira  •  

La última canción de Shakira, #Sessions53, ha removido conciencias entre el género femenino: mujeres de todo el mundo han abrazo a la artista en su reivindicación.

La propia cantante compartió en sus redes sociales una reflexión acerca de los motivos que le habían llevado a desnudar sus sentimientos en el tema producido por Bizarrap y que tenía un único destinatario, Gérard Piqué:

«Lo que para mi era una catarsis y un desahogo jamás pensé que llegaría directo al número uno del mundo a mis 45 años y en español.


Quiero abrazar a las millones de mujeres que se sublevan ante los que nos hacen sentir insignificantes.

Mujeres que defienden lo que sienten y piensan, y alzan la mano cuando no están de acuerdo, aunque otros levanten las cejas.
Ellas son mi inspiración

Y este logro no es mío sino de todas.
Hemos de levantarnos 70 veces 7.

No como nos lo ordena la sociedad, sino de la manera que se nos ocurra, la que nos sirva para salir adelante por nuestros hijos, nuestros padres y por aquellos que nos necesitan y esperan en nosotras»

El viral sobre mujeres compartido en Twitter

Días después del misil musical de la colombiana, las redes recibían otro tuit que abundaba en el hecho del sacrificio y la entrega que las mujeres realizaban tras convertirse en madres.

Una observación de @Feroche2 que lleva más de 8.511 reproducciones y que desde cadenadial.com queremos compartir contigo.

 

 

«ME OLVIDE DE MÍ. Fui una joven hermosa como todas a los 18 años, cuando decidí irme con mi esposo, me enamoré y forme mi hogar. Educada con las viejas costumbres, me dediqué a mi pareja y a criar a mis hijos, me entregué plenamente con todo el amor de mujer y madre.

Dejé de pensar en mí para atender ese gran compromiso religioso y social, complaciendo y atendiendo todo. Ahí empecé a olvidarme de mi. Si, me olvidé de mí, por cuidar a mis hijos, por educarlos, atenderlos en sus necesidades, ellos me necesitaban para su formación y me hice una excelente madre. Era mi responsabilidad como madre, quería criar seres humanos valiosos.

Y me olvidé de mí, ¿Engañar a mi esposo? Jamás, yo ya le pertenecía y eso no es de una buena mujer cristina y bien educada. Me olvidé de mí, durante muchos años, tal vez, décadas sin darme cuenta, mi mente y mi cuerpo me pasaron la factura, un accidente que fracturó mí pierna y mi subconsciente generándome crisis de ansiedad y pánico, me indicaba que algo no estaba bien, sin embargo no oí a mi cuerpo y abandoné aquello que me daba un poco de independencia.

Seguí olvidándome de mí, cuando los hijos crecieron me convertí en su criada, me dediqué a hacerles sus necesidades: cuidando a los nietos y haciendo comidas, acompañado de gritos y maltratos por aquellos a los que les di tanto amor. Yo no era nada para ellos.

Me olvidé de mí y mi pareja hoy quiere emprender su viaje, porque él ya cumplido sus obligaciones con los hijos, ya no tiene compromisos porque su compromiso de padre él ya lo terminó.

Me olvidé de mí y no me di cuenta que ya no tenía pareja, él hace muchos años ya me había abandonado, su infidelidad y sus nuevos hijos era suficiente argumento para que yo pusiera los pies en la tierra y sin embargo me salía más barato seguir engañándome a mi misma.

Ahora, sola, a la puerta de la tercera edad y llena de enfermedades, que en su gran mayoría vienen de mi mente, volteo hacia atrás y veo mi vida, fui esposa y madre antes de ser mujer, me olvidé que yo era importante ante que todo y todos, debí darme cuenta, pero no fue así. Si te pudiera dar un consejo amiga, ama de casa, dedicada a tu esposo y a tus hijos, sería ése:

No te olvides de ser mujer, no te olvides de ti. Sé independiente trabaja para que no dependas de nadie. Suelta todo aún estás a tiempo, empieza a vivir, viaja, reúnete con tus amigas. No dejes que la vida te quite tus mejores años, recuerda que solo te tienes a ti.

Y dejé de escribir, me vi en el espejo y con un nudo en la garganta, lloré y lloré… La abracé y le pedí perdón por el abandono.

Autor: Desconocido»

 

 

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO