Consigue reavivar la pasión en tu relación de pareja con el método 2-2-2

Con el tiempo y la rutina es posible que esta se debilite

Ana Más

A veces la rutina y el tiempo merman un poco la pasión en la pareja. Y es que para mantenerla además de mucha comunicación, pasar tiempo juntos e incluso echarle imaginación,  a veces viene bien algún que otro truco. Hoy te hablamos de uno de ellos, el método 2-2-2. Te contamos en qué consiste. Consigue reavivar la pasión con tu pareja poniéndolo en práctica.

Lo bueno es que es muy sencillo de poner en práctica, simplemente se trata de compartir tiempo, de dedicarnos algunas horas al día. Ponerlo en práctica es tan fácil como tener una cita cada dos semanas, pasar un fin de semana fuera cada dos meses e irnos de vacaciones los dos solos cada dos años, así de sencillo.

Pero vayamos punto por punto, en el caso de la cita bastará con irnos a cenar, al teatro o simplemente a dar un paseo los dos solos, el fin de semana tampoco tenemos que tirar la casa por la ventana, hay multitud de pueblos con encanto cerca de Madrid y otras ciudades, a los que puedes llegar en menos de una hora, busca un hotelito romántico, añade buenos paseos y conversación y lo tendrás hecho. Y respecto al último dos, vacaciones cada dos años solos, debéis tener claro lo de «solos», nada de niños, familia o amigos. Tú y tu pareja nada más.


Algunos otros ‘tips’ para reavivar la pasión

Además es un método que presenta algunas alternativas, no necesariamente ha de ser 2-2-2, podéis cambiarlo a un 1-1-1 e  incluso a un  3-3-3, según el tiempo y las ganas del que dispongáis. Lo importante es romper la monotonía y la rutina en algunos momentos.

Además desde la web psicologoencasa.com hablan de la rutina y la monotonía como los elementos que más peso tienen a la hora de enfriar una relación, por eso recomiendan romper con ellos. Además te ayudará hablar de sexo con tu pareja, sobre aquello que te gusta o no te gusta, incluso sobre lugares y cosas nuevas que nos apetece probar. También es importante mantener el contacto físico y darnos besos apasionados, desde el mismo sitio hablan de la importancia de mantener cada uno su espacio personal y aficiones y evitar enfadarse si a uno de los dos no le apetece tener sexo.