Risto Mejide harto, pone «los puntos sobre las íes» a aquellos que le critican

La diferencia de edad con su nueva pareja ha sido el motivo una vez más

Ana Más

Hace unos días hablábamos de Natalia Almarchael nuevo amor de Risto Mejide, una joven farmaceútica de 27 años que vive actualmente en Valencia y a la que conoció a través de redes sociales.

La diferencia de edad entre ambos, vuelve a ocasionarle algún que otro disgusto al publicista, al igual que le sucediera con Laura Escanes, su anterior relación y madre de su hija Roma de cuatro años.

Mejide ha sido objeto de críticas por ello pero esta vez no se ha quedado callado sino que ha respondido a todos aquellos que le critican con un clarísimo y contundente mensaje en sus redes sociales


La contundente e irónica respuesta de Risto

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide)


Ha sido concretamente en su Instagram donde junto a un retrato suyo hecho a carboncillo por Natalia, el presentador ha escrito el siguiente texto alabando las virtudes de su nueva pareja, «Farmacéutica adjunta. Graduada en Farmacia, Ortopedia, Nutrición y Dietética. Guitarra clásica en el Conservatorio. Máster en profesorado. Autosuficiente, emancipada e independiente económicamente desde hace años.» Y añadía, «Mamá responsable de Kairo, un Shiba Inu precioso. Y ya puestos, con este talentazo para la ilustración».

A continuación tiraba de ironía aludiendo a aquellos que opinan sobre la diferencia de edad entre ambos,»Y aún así, pobrecica mía, para algunos todavía no tiene las luces para saber lo que quiere, ni en la vida ni en el amor. Necesita urgentemente que los demás se lo indiquen».

Pero la ironía no quedaba ahí, Risto añadía, «Menos mal que siempre hay gente de bien con ganas de guiar y tutelar a las mujeres desvalidas, ignorantes e indefensas para que puedan darse cuenta de lo que realmente les conviene. A quién pueden amar y a quién no.»

Y terminaba con una reflexión y un consejo, «Lo alucinante es que esa misma gente sea la que va repartiendo carnés de machista, de hetero cisgénero normativo -y por lo tanto, dicen, privilegiado- o, simplemente, de manipulador.
En fin.Amad más y joded menos, anda. Nosotros a lo nuestro.»