Una chica es incapaz de desconectar en sus vacaciones.

SEPE: Cuidado con las vacaciones, puedes quedarte sin el subsidio de desempleo

Requisitos del Ministerio de Trabajo para viajes al extranjero mientras se cobra el paro

Lola Rabal

Con el verano acercándose, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha emitido un recordatorio crucial para quienes perciben prestaciones por desempleo. Durante el periodo en el que se cobra el paro, los beneficiarios no se consideran trabajadores en activo, lo que implica que «no tienen derecho a disfrutar de vacaciones«, subraya el SEPE. Este estado de desempleo conlleva obligaciones específicas: buscar empleo activamente, participar en actividades que mejoren las oportunidades laborales y presentarse ante el SEPE cuando se les requiera.

El SEPE permite a los beneficiarios viajar al extranjero bajo ciertas condiciones estrictas. Si la ausencia no excede los 15 días naturales en un año, se puede realizar, pero siempre informando previamente al SEPE. «Estas salidas deben cumplir con el requisito de no entorpecer las obligaciones del desempleo», explican desde la institución.

El kit de unas vacaciones en el mar: sombrero, hamaca y nevera. Ahorrar
Getty

Viajes cortos de 15 días

Para aquellos que planean ausentarse de España por un máximo de 15 días de vacaciones, es obligatorio notificar al SEPE. Esta comunicación se realiza en la oficina de empleo correspondiente y asegura que durante los días de ausencia no se programen actividades obligatorias, como citaciones o cursos de formación. Se debe completar y entregar un formulario específico conocido como «Comunicación de salida/traslado al extranjero».


No cumplir con este procedimiento puede tener consecuencias serias. La falta de notificación puede considerarse una infracción grave, que podría llevar al inicio de un procedimiento sancionador, con consecuencias que incluyen desde la suspensión de la prestación hasta su extinción completa. «La omisión de esta comunicación es un incumplimiento que puede resultar en la pérdida del derecho a la prestación», advierte el SEPE.

Viajes prolongados y suspensión de prestaciones

Cuando la estancia en el extranjero se extiende más allá de los 15 días, pero no supera los 90 días, es posible realizar el viaje sin necesidad de justificar el motivo, aunque se requiere autorización previa del SEPE. Durante este periodo, la prestación se suspenderá temporalmente y se reanudará al regreso, siempre y cuando el tiempo de ausencia no exceda los 90 días.

Si la salida del país es por más de 90 días y no se realiza para trabajar, buscar empleo, estudiar para mejorar la preparación profesional o participar en cooperación internacional, sino como vacaciones, el derecho a la prestación se extinguirá definitivamente.

En situaciones donde el viaje al extranjero es para trabajar, buscar empleo, mejorar la formación profesional o participar en cooperación internacional, los beneficiarios pueden solicitar la suspensión del pago de la prestación por un periodo máximo de un año. Al regresar a España, si la estancia fue inferior a un año, pueden solicitar la reanudación de la prestación. No obstante, si la ausencia supera el año, la prestación se extingue de manera definitiva.

Reforma a partir del 1 de noviembre: Más días para viajar sin perder el paro

A partir del 1 de noviembre, entran en vigor cambios significativos en las normas que regulan la permanencia en el extranjero para quienes perciben el paro. Conforme a la reforma introducida por el Real Decreto-ley 2/2024, los beneficiarios podrán estar fuera de España por un periodo mayor sin perder el derecho a la prestación. La duración permitida de las salidas ocasionales al extranjero se ampliará de 15 a 30 días.

El nuevo marco legal, detallado en el artículo 271, establece que el derecho a percibir la prestación «se suspenderá» en caso de estancias en el extranjero por hasta 90 días naturales acumulados al año, siempre que dichas salidas sean comunicadas y autorizadas previamente. La normativa especifica que una salida por menos de 30 días no se considera un traslado de residencia ni una estancia prolongada, lo que permite a los beneficiarios seguir recibiendo el paro durante estos periodos.

El SEPE continúa realizando controles periódicos para detectar cualquier incumplimiento de las obligaciones por parte de los beneficiarios que viajan al extranjero sin la debida notificación. No informar sobre la salida puede llevar a sanciones que van desde la suspensión temporal hasta la pérdida total del derecho a la prestación.

Para los españoles que regresan de vacaciones en países fuera de la Unión Europea, existe la opción de solicitar un subsidio especial para emigrantes retornados. Además, aquellos que hayan trabajado y cotizado en otros países de la UE pueden solicitar el reconocimiento de esas cotizaciones al volver a España.