Sor Marta, la monja influencer cuyo vídeo sobre el sueldo de las religiosas va por 270.000 ‘me gusta’

La religiosa le aclara todas las dudas sobre ello a un usuario en menos de un minuto

Ana Más

Hoy en día hablar de influencers y de redes sociales es de lo más habitual, pero no lo es tanto si la influencer de la que hablamos no es experta en belleza o decoración sino algo muy distinto: monja. Es el caso de Sor Marta, una religiosa benedictina del Monasterio de Santa Cruz de Sahagún en León, cuyos vídeos en TikTok son de lo más visto y no solo eso, sino que acaparan un montón de me gustas.

Es el caso de la publicación, d en la que la monja benedictina habla sobre el sueldo de los monjes y monjas de nuestro país, que ya va por 270.000 ‘me gustas’ en Tiktok. Y es que la religiosa cuenta nada más y nada menos que con 32.700 seguidores.

Sor Marta contestaba a través de sus redes a la pregunta de un usuario sobre si tienen sueldo las monjas y si así era cuánto ganaban, además de otras cuestiones como: ¿Cómo consiguen ese dinero? ¿Y cómo lo gestionan?. La religiosa le contestó en menos de un minuto.


Sor Marta: «Cotizamos todos los meses para luego tener jubilación»

La benedictina explica que son autónomos y que existe una clara brecha salarial entre ellos ya que los sacerdotes cobran más que los monjes y las monjas.  Y es que el Obispasdo es quién asigna el sueldo de los sacerdotes encargándose de «su espiritualidad», pero también de que «puedan vivir». Los  monjes y monjas, por el contrario:  «no recibimos ningún sueldo de ningún sitio. Ni del Estado, ni de la ‘X’ de la Iglesia, ni del obispado, ni de nada», explica.

También ha aclarado cómo consiguen fondos. Algunos dando clases en colegios e institutos, algo por lo que cobran, pero en otros casos, como el suyo, no perciben ningún salario: «En nuestro monasterio, que no damos clases ni nada de eso, recibimos dinero de los dulces, del museo, de la cosmética… de lo que vendemos«, explica, además de aclarar que como cualquier autónomo tienen que  pagar puntualmente sus impuestos, en este caso el IVA.

«Estamos dadas de alta como autónomas y pagamos la Seguridad Social. Cotizamos todos los meses para luego tener jubilación. Es decir, una monja, si no tiene ningún sueldo por fuera, tiene sueldo fijo cuando se jubila«, matizaba Sor Marta.