Estilo de vida

¿Es normal que mis hijos sean tan distintos?

11/12/2017, a las 07:00

Si hay algo que es seguro y pasa en todas las familias es que el primogénito y el segundo hijo son siempre muy diferentes, como la noche y el día. Muchos psicólogos creen que el secreto de las diferencias de personalidad entre hermanos radica en el orden de nacimiento, ya que los padres tratan de forma distinta a sus hijos según el orden en el que nacieron.

Diferencias básicas entre hermanos

Simplemente, por ser el primer hijo de una pareja, el primogénito será naturalmente una especie de experimento para los nuevos padres, una mezcla de instinto, prueba y error. ¿A que sentiste algo muy especial la primera vez que cogiste a tu primer hijo en brazos? Pues lo que te pasó a ti, le pasa a todo el mundo. Por eso, los padres primerizos están extremadamente atentos, son estrictos con las reglas y demasiado neuróticos respecto a cualquier detalle de su primer hijo. Esto puede hacer que el niño se vuelva un perfeccionista por querer complacer siempre a sus padres.

Pero si la pareja decide tener otro hijo, podrían criar a su segundo hijo de una manera menos estricta, ya que son padres experimentados. También pueden estar menos atentos al segundo hijo, ya que hay otro niño que compite por su atención, y probablemente estarán menos inclinados a marcar de manera impulsiva el 112 cada vez que el niño se resfríe. Por eso, como habrás comprobado, el segundo hijo suele ser menos perfeccionista, pero más agradable a las personas, debido a la falta de atención que recibe en comparación con su hermano mayor.

Algunos ejemplos y causas de las distintas personalidades

El primogénito

Como líder del grupo, los primogénitos a menudo tienden a ser:

– Concienzudos.

– Estructurados.

– Cautelosos.

– Controladores.

Los primogénitos muchas veces disfrutan viendo como sus padres se enorgullecen de ellos, por eso, les intentan agradar. Los primogénitos son diligentes y quieren ser los mejores en todo lo que hacen. En definitiva, buscan siempre el visto bueno de los jefes, que son los padres.

El hijo intermedio

El niño del medio a menudo se siente excluido y siente esto: “Bueno, no soy el mayor, pero tampoco soy el menor. Entonces, ¿Quién soy?”, afirma la terapeuta Meri Wallace. Este tipo de conflicto interno lleva a los niños del medio a tratar de destacar entre sus compañeros, ya que la atención de los padres generalmente se dedica al amado primogénito o al bebé de la familia. ¿A que los más gamberros de tu clase eran hijos intermedios? Piénsalo.

En general, los niños del medio tienden a reunir las siguientes características:

– Son personas complacientes.

– Algo rebeldes.

– Con muchas amistades.

– Tienen un gran círculo social.

– Son pacificadores.

El benjamín

Los pequeños de la  suelen tener un espíritu más libre, debido a la actitud cada vez más relajada de sus padres hacia la crianza de los hijos.

Por eso, el bebé de la familia tiende a ser:

Amante de la diversión.

– Pragmático, no le gustan las complicaciones.

– Manipulador.

– Extrovertido.

– Buscador de atención.

vía GIPHY

¿Y dónde quedan los gemelos en todo este panorama de opciones? Los gemelos son como una unidad que opera independiente del orden de nacimiento. De acuerdo con los especialistas en la materia, un gemelo nunca actuará como un niño del medio, sino como un primogénito o el niño más pequeño. Dado que los gemelos se perciben como una sola unidad, se separan de todas estas características y tienen una posición especial. ¿Curioso, verdad?

Como ves, además de los rasgos de personalidad inherentes, se cree que el impacto del orden de nacimiento afecta a todas las personas. Por eso, seguro que si tienes varios hermanos te habrás dado cuenta como su personalidad está afectada por el puesto que ocupan en tu familia. ¿Identificas tu personalidad con la posición que ocupas en tu familia?

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana