Estilo de vida

Señales de que tu relación está destinada al fracaso

10/08/2018, a las 00:01

Érase una vez una versión en miniatura de ti que creía en los cuentos de príncipes y princesas. Pero los años pasaron, haciendo buena aquella frase de Calderón de la Barca, “los sueños… sueños son”. La venda está en el suelo. Ya eres consciente de que salir victorioso de una relación se antoja más complicado que hacer piruetas en una bicicleta o que aguantar bajo el agua sin respirar durante siete minutos y medio.

La vida no tiene cura, amigo. Pero el amor nos llena tanto mientras dura que resulta imposible no caer en él continuamente. A esa fase inicial de mariposas, fuegos artificiales y algodones de azúcar le siguen otras que hablan sobre el futuro de vuestra historia. Si en esos periodos aparecen estas manifestaciones, preocúpate: vuestro noviazgo o vuestro matrimonio tiene los días contados.

A tu relación le quedan dos telediarios porque…

1. Sigues tratando que cambie

¿De verdad crees que esa persona va a dejar de tener malas pulgas por pedírselo de rodillas? ¿Piensas que no va a cometer ningún despiste, eso que tanto odias, por repetírselo a todas horas? Hay cosas que nunca cambian, como llevar el pañuelo rojo en Sanfermines o que siempre se te acabe quemando el pollo en el horno.

2. Ya no hacéis nada juntos

Más que compañeros de piso, parecéis clientes de un hotel alojados en habitaciones contiguas. Os dais los buenos días, ¡y gracias! Puede que os sentéis a ver el mismo programa en la tele, pero no pronunciáis palabra, ¿verdad? Os veis menos que a tus amigos de la guardería.

3. Ya no hay contacto íntimo

Y no solo nos referimos al sexo. Eso ya quedó en la Prehistoria. En vuestra casa no se ve ni un triste beso. ¿Dónde han ido a parar aquellas caricias en el sofá? ¿Y las cosquillas antes de desayunar?

4. Ya no hay piropos, solo reproches

No necesitas que te regalen el oído, pero recibes tantas críticas que un cumplido de vez en cuando te daría la vida. Y ¡ojo! que la otra persona piensa lo mismo que tú.

5. Adoras más su bolsillo que a esa persona

Si amas más su billetera que su personalidad, ¿cómo quieres que esto funcione? Tampoco lo hará si solo pasaste por el altar porque eras la única persona soltera de tu cuadrilla.

6. Se ha perdido el interés

Ya no te preocupas si coge el coche mientras diluvia. Lo mismo te da que sea su cumpleaños, le felicitas ¡y a volar! Que le compre un regalo Rita, la cantaora.

7. Habéis perdido la empatía

​¿Que está con 38 de fiebre? “Que se aguante“, piensas. Te pesa lo mismo verle con gastroenteritis que saber que en la nevera ya no hay aguacate.

8. La confianza brilla por su ausencia

Te fue infiel. Dijiste que le perdonaste, pero sabes que no. Ya sospechas hasta de su forma de respirar. ¿De verdad ves futuro en el horizonte?

Piensa que es una lección, no un fracaso

Cuando el desenlace es el peor de todos, el corazón se parte en mil pedazos. Pero la vida sigue, y ya lo decía tu abuela: siempre hay un roto para un descosido. ¿Quién sabe? Tal vez, tu descosido definitivo está a la vuelta de la esquina. Y para estar preparado para iniciar una nueva historia, hay que aprender de los errores. Por eso, esta desastrosa relación tiene que servirte como lección, no como fracaso.

Así que, si percibes alguna de estas señales en vuestra convivencia, toma una decisión. Inténtalo sabiendo las cantadas consecuencias o corta por lo sano para evitar mayores sufrimientos. ¡En tus manos está! Que nadie decida por ti.

También te va a interesar:

¿Afecta la diferencia de edad a una relación?

Hazte esta pregunta antes de vivir en pareja

Webs de PRISA

cerrar ventana