Noticia

Rozalén: “Dani Martín me dijo que le había hablado de mí Sabina”

10/07/2014, a las 09:00


Una entrevista de Cristina Zavala.

Hace un par de años muy pocos habían oído hablar de Rozalén, pero en ese tiempo las cosas han cambiado y mucho. Ahora María, que así como la llaman los suyos, puede presumir de haber vivido un año de ensueño en el que se ha ganado el respeto y cariño no sólo del público sino también de sus compañeros de profesión. Su música está cargada de sentimiento, sentido del humor y compromiso y es que, así es ella, pasional y solidaria y tiene un gran sentido del humor. Hablar con ella es como hablar con un amigo de toda la vida, te da esa confianza y aunque piensa que todo esto puede acabarse, sabe disfrutar del momento y compartirlo con el que quiera escucharla. Es risueña, clara y tierna a la vez y estoy convencida de que seguiremos hablando mucho de ella porque le queda mucha carrera por delante. Eso sí, es una pena que finalmente la musicoterapia haya perdido a un talento como el suyo. Claro que, nunca se sabe.

Pregunta-. El 16 de julio te despides de los escenarios madrileños antes de centrarte en un próximo disco, ¿qué te ha dado esta gira?
Respuesta-. Bufff… ¿qué no me ha dado? Ha sido todo muy bestia, porque la cantidad de conciertos que hemos hecho, como ciento cincuenta y pico, y los que nos quedan… Ha sido muy larga, es como mi primera gira de mi primer disco y ha sido como demasiada cantidad de conciertos y eventos que he flipado en colores como el festival de Málaga, abrirlo, el aniversario de la ONCE, los Ondas, los Premios de Cadena Dial, ha sido todo como super intenso, todo muy rápido y me ha faltado tiempo de saborear bien después de cada intensidad porque después venía otra.

P-.¿Cómo se asimila el paso de ser espectador a artista en tan poco tiempo?
R-.Yo creo que aún no siento que yo pertenezca a eso, las veces que he bajado a Madrid y me he visto en las banderillas de los Veranos de la Villa por Gran vía y eso, me siguen poniendo muy nerviosa. Supongo que la gente dirá ‘esta niña, falsa humildad’, pero es que no me acostumbro. El año pasado fui a ver un conciertazo en La mar de músicas y este año estamos ahí o compartir escenario con Jorge Drexler, ahora… es todavía un shock para mí. Me da como pena que haya una posibilidad de que esto sólo pase en esta gira y que los demás discos no funcionen bien y por eso intento disfrutarlo.

P-.¿Se valora doblemente el haber tenido una gira tan extensa en unos tiempos tan complicados?
R-.Claro, multiplica todo por mucho. Mi madre siempre me lo dice, que si soy consciente de eso, que no sólo estoy viviendo algo bonito sino que lo estoy viviendo en un tiempo en el que mucha gente no lo está pasando tan bien.

P-.Más de ciento cincuenta conciertos, ¿cansada ya a estas alturas?
R-.No estoy cansada porque cada cosa es muy diferente a la otra, cada ciudad, la gente…aunque hemos hecho tantos conciertos no hemos ido todavía, por ejemplo, a Almería o Jaén y este verano vamos y lo pillas con muchísimo entusiasmo porque sí es la primera vez de algo. Hay que cantar siempre como si fuera la última vez y eso pasa en cada concierto.

P-.Una gira que te habrá dejado muchos recuerdos, si te pregunto por un momento divertido, ¿cuál te viene ahora a la cabeza?
R-.Un montón, siempre ha pasado alguna cosilla, no sé, algún fan peculiar que haga mucha interacción y casi no deje cantar. Una vez en el escenario Bea, la intérprete de sordomudos, me pegó un pequeño empujón y casi me caigo y nos entró un ataque de risa en Bilbao. Siempre ha habido cosas curiosas y graciosas, además el humor es parte del espectáculo.

P-.¿Y si te pregunto por el más embarazoso?
R-.Los más embarazosos son las veces que se ha desmayado alguien, nos pasado dos o tres veces y, en primera fila, por el calor en los sitios.

P-.¿Y uno qué hace en esos casos?
R-.Me ha pasado tres veces, siempre en Andalucía y siempre, o se ha empezado otra vez la canción o se ha parado. Es normalmente gente que está en primera fila y los hemos metido en el camerino y luego seguíamos el concierto.

P-.Muchos destacan tu gran sensibilidad, ¿es verdad que lloras en tus conciertos?
R-.Hay muchos en los que es inevitable que se me escape una lagrimilla cuando agradezco a la gente lo que está pasando porque si no es por ese público, esto no ocurre. Tengo un puntillo ahí…digamos que soy muy pasional, tanto para una cosa como para otra, tanto para la alegría como para la tristeza, tengo una lágrima fácil. Hay muchos momentos en los que te tienes que contener y a mí eso me cuesta mucho pero por otro lado no puedo evitarlo, es transparencia, y no lo cambio por lo otro.

P-.También hay mucho sentido del humor en tus espectáculos y en tu música, ¿inherente a ti o trabajado?
R-.No, eso va conmigo en la vena y todos mis amigos. Somos una pandilla de humorísticos, tenemos humor negro a morir. Además, en Albacete ya sabéis que allí el humor es muy importante.

P-.Y esa pandilla, ¿cómo se ha tomado todo lo que se te ha venido encima?
R-.Cuando voy a Albacete mis amigos parece que alucinan el triple que yo. Cuando están con gente nueva o que no saben que son mis amigos y tienen que decir, es mi Mari, es mi colega…siempre me lo dicen, que a ellos les impacta y les ilusiona mucho.

P-.Tienes todo tipo de público, incluso has dado en alguna ocasión un concierto para niños, ¿cómo son como público?
R-.Siempre decimos que si los niños cantan tus canciones está todo asegurado porque, además, son las próximas generaciones. Si los niños se quedan con algo significa que eso es algo pegadizo y para mí es una sorpresa que, de repente, me empezaran a enviar un montón de vídeos de niños cantando canciones que no son fáciles de pronunciar. Los niños son puros y si a ellos les llega eso es bueno.

P-.¿Qué es lo más bonito que recuerdas haber leído o escuchado de un fan?
R-.La gente se está portando muy bien conmigo, la mayoría. A mí me gusta mucho cuando dicen que tengo una voz que acaricia el alma, voz que acaricia, eso me gusta mucho.

P-.¿Lo más raro que te ha sucedido con alguno?
R-.En los conciertos no tanto, en las redes sociales, ahora que con eso todo el mundo puede ser valiente para decir lo que le de la gana porque es impersonal, a lo mejor, de repente aparece alguno que te dice alguna burrada desagradable, pero son los menos. Al principio duele porque no entiendes por qué, de manera gratuita, te insultan, a lo mejor físicamente, yo no soy modelo, soy música. Quien diga que no le afectan las críticas no sé hasta qué punto creérmelo porque a mí me afectan.

P-.Ellos se entregan mucho, además de disfrutar con tus canciones te colman de detalles, ¿qué tipo de regalos te hacen tus seguidores?
R-.Lo que más me hacen, que a mí me sorprende mucho, me hacen en muñequitas y me dibujan. Igual que en el videoclip de “Saltan chispas” estoy en dibujo animado, que es de animación, mucha gente me dibuja, me hace cuadros, me pintan, con la flor, el tatuaje, el piercing, la guitarra, la gata, todo lo mío, y todo lo que se haga artesanalmente son unos minutos que están dedicando a pensar en ti y eso es lo mejor que te pueden regalar.

P-.Una persona importante en tus directos es Beatriz Romero que traduce tus canciones al lenguaje de los signos, ¿es algo que seguiremos viendo o ha sido algo puntual?
R-.Todo surgió de manera casual, se ha ido liando la pelota sola y yo intuyo que esto va a durar mucho tiempo porque cuando no la tengo en mis conciertos me falta mi media mitad, como no nos peleemos o pase algo gordo o se tenga que ir a trabajar lejos yo quiero seguir contando con ella y creo que a ella también le hace ilusión.

P-.¿Ha ido algún sordo a tu concierto?
R-.Me están escuchando por Bea y a través de ella están super agradecidos porque casi nunca pueden ir a un concierto. Además, son muy fans de Bea. Me agradecen el haberla puesto a mi lado.

P-.Por cierto que a Beatriz la conociste en Bolivia, ¿qué se te había perdido por allí?
R-.Nos dieron una beca de jóvenes cooperantes de Castilla la Mancha, era un concurso para hacer un plan de sensibilización sobre el terreno. Yo tuve mi momento en la psicología de querer dedicarme a la cooperación internacional y ella también ha hecho siempre cosas con gente en exclusión social y allí nos conocimos y yo me enamoré de su trabajo y ella del mío. Allí empezó todo, un poquito lejos.

P-.Tus canciones también tienen ese grado de compromiso, hablas del sida, por ejemplo.
R-.La hice por un concurso que hicieron en Murcia, todo está relacionado. Si yo estaba haciendo psicología por la rama social estaba muy en contacto muchas asociaciones, muchas ONGs. Yo empecé tocando en un concierto benéfico de Manos Unidas en Albacete y de lo que te rodeas es de lo que te inspiras. Fue un concurso que hicieron en Murcia y para presentarte tenías que hacer una canción sobre el VIH, nos informaron muy bien de cómo estaba el panorama y yo quise hacer algo optimista y actual y por eso tiene esa parte dramática que suelen tener todas las canciones que hablan del sida porque están en otro contexto.

P-.Por cierto que 150 son muchos conciertos y tú tienes animales, ¿qué has hecho con ellos?
R-.Mi pareja me ayuda mucho y aparte, me rodeo de buenos vecinos. Tengo muchos perros y gatos y todo pero viven con mucho espacio, no es necesario sacarlos.

P-.Pero, ¿no vivías en Lavapiés?
R-.Desde hace año y medio vivo en Valdemorillo, en la sierra, mucho más barato vivir allí. En Lavapiés estuve con mi gata y sufría porque el estudio era muy chico. Ahora está feliz y asalvajada.

IMG_1241

P-.¿Y sigues sin tener televisión?
R-.No, no me la han puesto, desde septiembre, desde que me vine a la sierra no me la han puesto. Tengo internet y ordenador que con eso puedes ver lo que quieras pero no la echo de menos. Los programas que me interesan sí los veo por internet.

P-.Y hablando de Madrid, ¿cómo recuerdas tu llegada a la capital?
R-.Fue dura pero lo duro me duró poco. Fue como los dos primeros meses, para mí fueron muy extraños. Me sentía muy sola aquí aunque tenía una buena amiga. Me vine intentando buscar trabajo, estudiaba el master los fines de semana, no me daban fecha para tocar en ningún lado, era un poco agobiante, no sabía lo que iba a durar yo aquí. Pero bueno, de ahí salieron muchas canciones, en seguida conocí a un montón de gente, empecé a tocar donde me dejaban y en realidad fue muy rápido, hay gente que pasa lo mismo que me ha pasado a mí pero lo ha logrado en mucho más tiempo, sería muy injusta si dijera que me fueron mal las cosas, pero claro esos dos meses los recuerdo…

P-.Decíamos que viviste en Lavapiés, un barrio multicultural, tu música lo es, bebe de muchas fuentes, ¿de dónde viene esa apertura?
R-.En Murcia que fue donde me fui a estudiar conocí a mucha gente, hay mucha población africana, de Senegal, y tenía un montón de amigos de allí. La cultura árabe siempre me ha encantado y he visitado varios países de allí, no sé, siempre he tenido cerca a gente de muchos sitios y no hay cosa que me parezca más rica que ingredientes varios.

P-.Hablas de la cultura árabe en la que el tatuaje tiene mucho significado, tú los tienes, ¿están relacionados con esa cultura?
R-.El primer tatuaje me lo hice en Murcia cuando llegué allí, con 18 años y es una clave de sol en la espalda. Cuando me lo hice casi nadie tenía una clave de sol pero luego fue como una moda. Pero bueno, me encanta mi tattoo. Y el otro me lo hice hace muy poco en Barcelona, en Vic, con un amigo de Sabadell, tatuador, y es un ying yang, pero un ying yang muy especial, con un sol por detrás y en vez de círculos tiene mariposas. Yo tenía claro lo que quería y me lo diseñó el tatuador, que es amigo mío. Cada cosa que me he hecho en el cuerpo, como el piercing…el piercing me lo hice en la nariz cuando llegué a Madrid…son todas etapas y me recuerdan a cosas que no quiero olvidar.

P-.También estás abriendo fronteras con tu música, ¿qué tal por Argentina?
R-.Super bien, fui con Paco Cifuentes y flipé en colores, me habían dicho muchos que Argentina es un sitio especial, que me iba a volver llorando de Buenos Aires y es que con quien te encontraras por la calle tenía un nivel cultural muy bestia, podías hablar con cualquier persona de filosofía, de música, de escritores…y encima la gente allí está acostumbrada a valorar la música a unos niveles que aquí no creo que ese pasase, al menos hasta dentro de mucho tiempo…bueno, no, ni de coña. Se entregan mucho, tuvimos que hacer doblete, super acogedor, la gente, que con tantos kilómetros de distancia se supiera mis canciones, eriza la piel.

P-.En todo este tiempo supongo que has coincidido con mucha gente en festivales, conciertos…de tus colegas de profesión, ¿quién te ha sorprendido?
R-.Me ha sorprendido mucho para bien Chenoa, se portó conmigo de maravilla, Luz Casal no puede ser más preciosa, aparte yo la admiro desde pequeña. Rosana también…el otro día me hizo una llamada para ofrecerme sus escenarios super generosamente y flipo en colores. Dani Martín ha sido también…

P-.Sí, de Dani Martín leí en su twitter que te dedicó unas palabras super bonitas. ¿Qué le dijiste para impactarle tanto?
R-.No le dije nada, si tampoco…Dani me dijo que le había hablado de mí Sabina, que le habían hablado y supongo que escucharía el disco y espero que le gustara. Encima el otro día me pidió que cantara con él en Barcelona, no pude ir porque tenía compromisos pero que una persona sea así de generosa y su público, que no es pequeño, se abra a ti porque a él le da la gana, hay muy poca gente que lo hace.

P-.Algo tendrás…
R-.Bueno, lo tenga o no lo tenga, la gente, normalmente. no es así de generosa.

P-.Toca centrarse en disco nuevo, ¿mucha presión?
R-.Pues claro, es evidente, además, los segundos discos nunca fueron buenos, como dicen. El primero es la novedad, son las canciones que has hecho durante un montón de años, ahora tienes que estar a la altura, tienes menos tiempo, aparte soy super perfeccionista con eso y más que la presión que me puedan meter es la que me meto yo misma, pero ya hay medio disco y yo creo que pinta bien y sea mejor o peor, ya me quedarán más discos.

P-.Has dicho que será más bailable…
R-.Yo creo que va a estar a la altura porque el primero es bastante bailable, yo creo que mitad y mitad, mitad moñas, mitad un poco más cañera.

P-.¿Y habrá compromiso social?
R-.Por ahora no ha pasado, siempre hay guiñitos pero tengo presente lo de ser un poquito más crítica con el momento que estamos viviendo pero creo que hay mucha gente que está criticando muy bien y si a mí no me sale una canción que sea un letrón prefiero cantar la letra de otra persona.

P-.Has hablado de sida, Dios, vidas que acaban antes de tiempo, complejos e inseguridades… ¿cuál será tu nueva fuente de inspiración?
R-.Lo que he escrito por ahora ha habido admiración, lo que he escrito, admiración a gente que encima luego he podido conocer, también hay amor, amor de pareja, hablo de lo que en la vida va y viene, de las cosas que siempre vienen. Hay también una especie de reggaton, va a ser como reírse de mí misa y de las críticas, las contradicciones, ese va a ser para reirme para mí, y las cosas ya me las digo yo, para que no me las digan otros… de consejos de madre, de vida, hay muchas cositas…

P-.Antes de meterte en ese nuevo disco, ¿habrá algo de vacaciones?
R-.Por lo que parece no, intentaré aprovechar algún concierto que sea en algún sitio chulo, como Cádiz, por ejemplo, para aprovechar un par de días, a ver si puedo ir a mi pueblo, pero no van a ser más de dos días.

Muchas gracias, que te vaya todo tan, tan bien como hasta ahora y que sigamos hablando.
Que sigamos hablando, muchas gracias.

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana