«Mi hija es una rebelde y muy contestona. A su padre lo tiene martirizado»

Pedro García Aguado

Los adolescentes suelen ser rebeldes a cierta edad. Es una etapa por la que deben pasar para madurar. Es el caso de la hija de 16 años de Nerea.

Es una chica muy rebelde y contestona, aunque su madre le levanta la ceja y se calma. Pero ocurre totalmente distinto con su padre. Lo martiriza todo el día, hasta le llama maltratador.

Nerea le comenta a su marido que tiene que ser más duro con ella pero es incapaz. Es por ello que pide consejo a nuestro experto en adolescentes, Pedro García Aguado.

Pedro García Aguado aconseja sobre la rebeldía en adolescentes:

Los adolescentes tienen su época de rebeldía, es algo frecuente. Necesitan pasar por esa etapa para poder madurar. Pero siempre hay que poner límites y controlar sus actitudes. La educación es primordial en este tipo de casos.

Si un hijo o hija es rebelde y además maltrata psicológicamente a sus padres, se deben tomar medidas. El respeto, la obediencia y liberar cargas del hogar son los tres pilares para que haya buena convivencia dentro de casa. Y ellos tienen que cumplir estos requisitos.

Los jóvenes se comportan mal porque los padres lo permiten. A veces solo uno de los dos es duro con su hijo, mientras que la otra madre o padre suele ser más pacífico y no sabe llevar estas cosas de buena manera.

Si un adolescente recurre al insulto, falta de respeto o chantaje, tiene que saber que luego habrán consecuencias. Como quitarle sus cosas de la vida cotidiana, por ejemplo. Así entenderá lo mal que lo pasan sus padres cada vez que los infravalora.

No hay que pagarles con la misma moneda, pero sí tomar diversas medidas para que aprenda y se eduque adecuadamente.

Te puede interesar: “Mi hijo le ha pegado una paliza a otro chico en el instituto y no sé que solución buscar”

Nerea tiene que parar el carro a su hija. Su marido tiene que coger también las riendas de la situación e imponer ciertos límites frente a la mala actitud de la niña.

Quitarle las cosas de su día a día, por ejemplo, la plancha del pelo, para que sienta lo que es pasarlo mal y se de cuenta que tiene que respetar y que no cae todo del cielo. Lo que tiene es gracias a sus padres. Por lo que merecen ser bien tratados.

La obediencia y el respeto es fundamental para que haya buena comunicación entre los familiares. No hay que perder los nervios.

¡Escucha aquí los consejos de Pedro García Aguado! (29.11.2017) Y cada semana, no te los pierdas en Atrévete.

Otros temas que te pueden interesar:

“Amenacé a mi hijo con denunciar al amigo que le pasa marihuana ”; Pedro García Aguado responde

"La novia de mi hijo sufre arresto domiciliario"; Pedro García Aguado responde

¿Le controlas o miras el Facebook a tus hijos? Pedro García Aguado nos habla de ello

NOTICIAS RELACIONADAS