Estilo de vida

Cómo conseguir un cuerpo 10 cuando te pasas el día en la oficina

11/01/2018, a las 20:09


Te preguntarás seguramente cómo se hace para tener un cuerpo sano y fuerte cuanto lo único que haces es estar todo el día sentado en la oficina. Si eres de ese tipo de personas que trabaja duro a diario con la espalda pegada a la silla y que, como consecuencia, estás perdiendo tu buen aspecto físico por falta de tiempo al llegar a casa, te conviene leer este artículo. Aquí encontrarás trucos que puedes aplicar para mejorar tu estilo de vida en la oficina y que harán que vuelvas a verte bien.

Está claro que debes evitar que tu cuerpo se vea consumido por esas 8 horas de trabajo diario a las que te enfrentas cada día en tu oficina. Para ello debes realizar breves caminatas, evitar el ascensor salvo si tu lugar de trabajo se encuentra a muchos pisos de altura, evitar tomar comida basura en la oficina y mantenerte activo. Todo ello te ayudará en tu objetivo. Con estos sencillos trucos verás cómo mejora un poco la pesadez de las jornadas laborales y, a la larga, repercutirá positivamente en el aspecto físico de tu cuerpo.

Recomendaciones para tus horas de oficina

A pesar de que siempre estés sentado en tu oficina mientras trabajas, a veces, puedes tomarte unos minutos para realizar ciertas actividades, o aprovechar para tomar una serie de medidas durante tus horas de descanso. También existen acciones que se pueden llevar a cabo mientras trabajas. A continuación, vamos a mencionar algunas.

En primer lugar, puedes pasear durante tu tiempo de descanso. Está claro que permanecer muchas horas sentado no es nada bueno para tu salud. Por eso, durante el descanso es recomendable que camines unos 15 minutos, para activar tu cuerpo. Esto hará que tus músculos se estiren y no se tensen más cuando vuelvas a trabajar. Además, ayuda a regular tus niveles de azúcar en la sangre, evitando que, con el tiempo, sientas la necesidad de ingerir calorías.

También puedes realizar pequeños ejercicios. Está claro que existe una limitación de movimientos al estar sentado en una silla frente al escritorio. Sin embargo, especialistas en nutrición comentan que hay ejercicios que se pueden realizar en esta posición sin que afecten para nada a tu trabajo.

Por ejemplo, puedes sentarte con la espalda recta y los pies tocando el suelo. A continuación, extender la pierna hasta colocarla al nivel de tu cadera y, después, hacerla descender lentamente. Luego haces un cambio de pierna y repites lo mismo entre 10 y 15 veces. Esto ayudará a tonificar tus piernas y a quemar calorías.

Otra técnica muy útil es subir por las escaleras. Uno de los errores que puedes cometer es el de usar el ascensor para llegar hasta la oficina y para salir de esta, ya que al final te has pasado el día sin dar un paso. Sin embargo, está comprobado científicamente que realizar como ejercicio el subir y bajar las escaleras no solo ayuda a quemar calorías, sino que también mejora tu respiración y la circulación de tu sangre. Todo ventajas, oye.

Cuida mucho tu alimentación

Existen productos que aceleran tu metabolismo con la finalidad de hacer que tu cuerpo pueda reabsorber y transformar más fácilmente las sustancias finales de los alimentos. Por ejemplo, es muy recomendable tomar té verde durante tu trabajo. El té verde o, mejor dicho, las hojas con las que se prepara este té, contienen polifenoles. Estos compuestos se encargan de regular la acumulación de grasas en tu cuerpo, evitando que se incrementen las temperaturas corporales y disminuyendo la necesidad de consumir más cantidad de calorías.

Como conclusión, hacer una serie de ejercicios en tu oficina, acompañados de una dieta sana, es la mejor forma de conseguir ese cuerpo perfecto que ansías.

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana