Estilo de vida

Cosas increíbles que son gratis y que el Coronavirus ha cambiado

16/09/2020, a las 08:02


En cadenadial.com seguimos la cuenta de Twitter del Doctor Blazquez..

Blazquez es doctor en Ciencias del Deporte. Premio Extraordinario de doctorado 2012. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (UEX Cáceres), especialidad en Gestión Deportiva y máster en Prevención de Riesgos Laborales. Máster en Dro-godependencias.

Y, además, de todo esto, nos deja reflexiones tan fantásticas para que las apliquemos en nuestro día a día.

 

 

 

Pues algo tan sencillo como esto ha cambiado con la pandemia, al menos dos de ellas son complicadas de hacer en público: abrazar y sonreir

El coronavirus nos ha robado los abrazos a nuestros seres queridos; las mascarillas, las sonrisas.

Pero podemos seguir agradeciendo con el corazón, escuchando activamente y regalando cumplidos a quién los merezca.

Sobre el agradecimiento, el Dr. Blazquez citaba a Lao Tsé

 

 

 

Sobre la escucha, nos hace la siguiente reflexión:

 

 

Y a nosotros, en cadenadial.com nos ha encantado esta otra:

 

 

Ólvidate de los besos, los abrazos y ¡los codos! a la hora de saludar

 

Los días de saludar chocando los codos tocan a su fin. La Organización Mundial de la salud advierte de la peligrosidad de continuar haciéndolo así y nos da una alternativa: llevarnos la mano al corazón.

 

 

El motivo de desaconsejar seguir haciéndolo con el codo es obvio: no guardamos con ello la distancia interpersonal de metro y medio y nos acercamos demasiado.

 

También te gustará:

Nada de abrazos ni besos hasta que no haya vacuna: recomendación de la OMS

¡Ojo! Los gritos aumentan el riesgo de contagio del Coronavirus

 

Así lo explicaba el director de la entidad, Tedros Adhanom: «Es mejor evitar los codos, porque nos colocan a menos de un metro de distancia de la otra persona».

Besos y abrazos siguen desaconsejados y el uso de las mascarillas sigue siendo obligatorio en algunos países como el nuestro. En otros, es una práctica voluntaria. Llevarla o no, es una decisión personal.

Webs de PRISA

cerrar ventana