¡Lo dice la ciencia! Ocho grandes motivos para echarse la siesta

Rodrigo Díaz

Saray Esteso nos ha sorprendido desde primera hora de la mañana, con un estudio científico que va a darnos la razón a todos los que disfrutamos de una buena siesta.

 

 

 

Tampoco es que se necesitara un respaldo científico para que la gente se la siga echando… Aunque sabiendo todos los beneficios de este descanso, es muy probable que algunos se sumen y otros la disfrutan con más ganas.

Según este estudio, la «cabezada» después de comer mejora nuestra paciencia, nos hace estar más alerta, despierta nuestra creatividad y reduce el estrés. También nos ayuda a necesitar menos cafeína y a potenciar la memoria y el aprendizaje.

mujer dormir posturas sueño

Además, se pone fin al mito de que la siesta engorda, ¡todo lo contrario! Y sin importar los minutos o horas que le dediques, ya que también se concluye que las más duraderas generan más beneficios, sobre todo a la hora de sentirnos rejuvenecidos.

 

«A veces miro el calendario y no el reloj»

 

Entre los oyentes, parece haber unanimidad sobre echársela o no. Lo que no está tan claro es la duración adecuada para que la siesta se convierta en un descanso placentero… Y no acabar peor que cuando te la echaste.

 

 

 

Alberto, Silvia y Gloria prefieren no pasarse de la media hora, en el primer caso básicamente porque si no, no llega a trabajar. Y en el de la última atrevida, se ha animado incluso a decir el lugar idóneo: ¿Tú también te las echas en la piscina?

Superamos la hora y ya encontramos a Sergio, que se despierta «como un berraco» tras dos horas de siesta. Rubén, por su parte, empalma el cocido del mediodía con la cena; y Cristian y la mujer de Marc pasan de nivel, teniendo que mirar el calendario para saber cuántos días se han tirado durmiendo…