Alejandro Fernández

Así llena Alejandro Fernández el vacío de su cama un domingo

Noelia Bertol
Archivado en: Alejandro Fernández  •  

Alejandro Fernández tiene dos nuevos miembros en su familia. Apasionado de los animales, le gusta estar en compañía de ellos y hace unas semanas presentaba a sus seguidores las dos nuevas incorporaciones a su familia. Se trata de Patchè y Ko’z, dos american bully que le han robado el corazón.

Tanto es así, que no se separa de ellos ni para dormir. La prueba de ello nos la compartía este domingo en sus redes, con una imagen en la que aparece descansando en la cama junto a uno de ellos, Ko’z, quien se ha encargado de llenar ese vacío que muchos experimentan con el fin de la semana.

«Domingo sin vacíos«, expresaba este junto a la imagen. En ella, cantante y animal aparecen abrazados, uno disfrutando del pequeño momento y otro echándose una cabezadita junto a su dueño. Está claro que el cariño junto a este no le va a faltar. ¡Lo tiene bien mimado! 


Se conoce como domingo de vacío o síndrome del domingo a esa sensación de angustia, miedo o sensación de vacío que muchas personas experimentan al final de la semana y que a veces puede traducirse en dolores de cabeza o digestiones costosas.

Este no es el caso de Alejandro Fernández, que ha sabido llenar esos vacíos con la compañía de sus animales y sus hijos que, aunque ya mayores, tienen una relación cercana con su padre y algunos como Alex Fernández ha heredado algo más que el nombre de su progenitor, también su pasión por la música.

Sus tres hijas (Camila, Valentina y América) también han hecho sus pinitos en la música. Sin ir más lejos, esta Navidad han compartido junto a su padre un villancico, Blanca Navidad.

Puesta en marcha

 

Si el 2020 canceló los planes de todos nuestros nuestros artistas en lo que a conciertos se refiere, el mexicano ha comenzado la puesta en marcha para recuperar el ritmo este nuevo año. Si todo sale bien, a finales de 2021 tendremos al Potrillo de gira por España con Hecho en México, su último proyecto. ¡No vemos la hora! 

MÁS SOBRE: