Bañadores y bikinis, como recién comprados si los cuidas así

Ana Más
En verano bañadores y bikinis son las prendas estrella de la temporada ya que las usamos más que nunca. Por eso es necesario que aprendamos a lavarlos y a guardarlos bien para mantenerlos en buen estado.

Se trata de prendas muy delicadas debido a su composición y además el sol, la sal y el cloro afectan a su deterioro. Hay algunos consejos que te ayudarán a que se conserven mucho mejor y a que se deterioren mucho menos.

Te contamos cómo lavarlos para que se mantengan como el primer día.

Bañadores, lo primero quitar la arena

Lo primero que tienes que hacer al volver a casa de la playa, es eliminar los restos de arena de tu bañador, para ello ponlo en remojo un ratito en un barreño con agua fría. Enjuágalo cada vez que lo utilices y después lávalo con jabón neutro y agua templada para quitarle el cloro y la sal.

No hace falta que lo metamos en la lavadora todos los días, con una vez por semana es suficiente, así eliminarás la suciedad mucho más a fondo.

Para ello utiliza una funda de algodón y un programa de lavado para prendas delicadas, poco detergente y un programa corto es lo ideal.

Y para las manchas de crema

Crema del sol

Es relativamente fácil que nos manchemos el bañador o bikini con crema solar, para eliminar las manchas lo mejor es aplicar directamente sobre ellas un poco de detergente para prendas delicadas y frotar suavemente.

Otra manera de quitarlas es empapar un paño con vinagre blanco y frotar la mancha antes de lavar el bañador.

Procura no escurrir tu bañador o bikini, ya que perderá su forma y elasticidad. Lo mejor para secarlo es dejarlo envuelto entre dos toallas o bien dejarlo sin escurrir ya que está diseñado para estar siempre mojado son prendas que se secan rápido.

Eso sí, no lo tiendas al sol mucho tiempo ya que quedará acartonado y viejo. Lo mejor es dejarlo secar a la sombra con el estampado o parte de fuera hacia dentro y recogerlo cuando esté totalmente seco, si no es así te arriesgas a que aparezcan hongos o malos olores.

Y, por supuesto, no se te ocurra plancharlo, pues los materiales de los que están hechos no aguantan el calor intenso y localizado.

Además ten en cuenta que los trajes de baño y bikinis más resistentes son los que son cien por cien poliéster, que tienen más resistencia que los de lycra.

Y cuando lo vayas a guardar, lávalo con un programa para prendas delicadas y déjalo secar al aire libre y lejos del sol. Mételo en una bolsa de tela y esta en una caja lejos de la humedad e intenta que no esté muy en contacto con otras prendas ni demasiado apretado. El año que viene estará como nuevo.

MÁS SOBRE: