Vuelta al cole sin piojos

Con el comienzo del curso vuelven a la carga

anamas

Vuelta al cole sin piojos. Con el comienzo de las clases vuelven a aparecer, Se trata de unos parásitos sin alas que se pegan al cabello para  alimentarse succionando sangre del cuero cabelludo. Suelen encontrarse en la nuca y detrás de las orejas. Ocasionan mucho picor en el cuero cabelludo y  se  contagian muy fácilmente, siempre por contacto, es decir cabeza con cabeza o por usar accesorios para el cabello.

Lo que provoca la sensación de picor es una sustancia que inyectan en la picadura que tiene efecto anticoagulante. Hacen esto para que la sangre, su alimento, fluya sin problemas. Esa sustancia es irritante y causa dermatitis, por eso pica.

Hemos de estar muy atentos puesto que dan la cara a las dos o tres semanas. Tal y como recoge la revista Hola, desde La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), hacen algunas recomendaciones para evitar su contagio:

  • El primer paso es decirle a los niños que no es recomendable compartir gorros, peines, toallas o cualquier otro accesorio que se utilice para la cabeza.
  • Debemos revisar la nuca y la zona de detrás de las orejas de nuestros niños, es una manera muy eficaz de detectar piojos y liendres.
  • Si tienen el pelo largo es mejor que en el colegio y en el parque lo lleven recogido
  • Es importante mantener el pelo limpio, lavándolo dos o tres veces por semana. Además, el uso de suavizante o acondicionador dificulta su fijación al cabello.

Y si ya se han contagiado los piojos

Si nuestro niño ya tiene piojos, lo primero es ser muy constante en el tratamiento que apliquemos, además de concienciarles de que no se rasquen para evitar lesiones en el cuero cabelludo.

Lo siguiente es acudir a la farmacia para que te den lo que se conoce como un pediculicida, que son champús o acondicionadores medicados y comenzar a usarlos según marquen las instrucciones, peinar con lendrera todo el cabello y no olvidarte de limpiar las púas después de cada uso.

Debemos repetir el proceso pasados entre siete y diez días de la primera aplicación hasta que veamos que han desaparecido. No debemos mezclar diferentes productos y usarlos solo cuando ya los tengan, no cómo preventivo.

Pasados entre 7 y 10 días desde la primera aplicación, repetir el proceso hasta que veamos que han desaparecido o cumplir con la duración que nos indica su prospecto. Por último, nos advierten desde la AEMPS, es importante:

MÁS SOBRE: