Desengánchate del móvil con estos sencillos pasos

Si sientes que dependes mucho del teléfono, estos gestos pueden ayudarte

Ana Más

¿Has intentado reducir el uso del móvil por tu cuenta y no has podido?, ¿coges el móvil para revisar tus redes, mensajes y llamadas aunque sepas que no hay nada nuevo?, ¿Te supone un problema apagar el móvil por la tarde y no volverlo a mirar hasta el día siguiente?, ¿te cuesta ver una peli o leer un libro sin mirar constantemente el teléfono?

Si te ves identificado con estas situaciones puedes estar teniendo un problema de nomofobia (del inglés «no mobile phobia«). Seguro que más de una vez has pensado que do deberías usarlo tanto y tendrías que poder prescindir de él sin problemas.

En declaraciones a la revista Glamour, Ixi Ávila, Coach de Inteligencia Emocional lo explica:


«Desconectarse de las redes sociales tiene muchos beneficios, nos puede ayudar a aumentar la productividad y el tiempo libre para dedicar a nuestras prioridades, a reducir la procrastinación y a gestionar la intoxicación y la sobredosis de estímulos a los que nos sometemos en las redes. Nos puede ayudar a reducir la adicción y tendencias como la comparanoia que nos lleva a infravalorar la realidad y a idealizar lo que se ve en la pantalla. Desconectarnos de las redes nos puede ayudar también a evitar problemas de baja autoestima, ansiedad y depresión«.

Desengánchate del móvil con estos pasos

Lo primero es hacer un detox digital, esto es hacer la prueba de desconectarnos de las redes sociales y de WhatsApp como mínimo durante 4 días, para estar presentes y reconectar con nosotras mismas.

El siguiente paso es cambiar la colocación de las aplicaciones en nuestro móvil, la manera en la que están colocadas hace que las usemos más o menos. La experta además sugiere dejar el móvil en otra habitación y centrarnos en lo que estemos haciendo en ese momento. Lo siguiente es dejar de seguir e incluso bloquear a aquellos que nos estresan o nos hacen sentirnos mal.

Existe una aplicación, WhatsApp Business, que te ofrece  la posibilidad de crear carpetas para organizar tus mensajes. Así podrás dar prioridad a aquello que quieras.

En declaraciones al mismo medio la coach explica que hay que organizarse estructurar cuanto tiempo dedicamos a redes sociales, tal y como explica: «Por ejemplo, una hora por la mañana y otra por la tarde/noche. El resto del tiempo dejarlo libre para dedicarlo a tareas más importantes«.

¿Te ves capaz? inténtalo!

MÁS SOBRE: