movil sueño busqueda google

¿Duermes con el móvil en la mesilla? Así es como te está afectando

Puede influir en la calidad de tu sueño

Noelia Bertol

Es lo primero que miras al despertar y lo último que consultas antes de ir a dormir. Sí, hablamos del teléfono móvil. Este dispositivo se ha convertido en los últimos años en una extensión de nuestra mano y generalmente nos cuesta concebir salir de casa sin él.

La desconexión digital parece imposible en un escenario en el que archivamos todo en el teléfono. Este ha sustituido a otros aparatos como las calculadoras, los reproductores musicales o los despertadores, pues lo llevamos todo unificado en un mismo dispositivo.

Esto puede parecer un punto a favor, pues hemos logrado aunar varios aparatos en uno solo, pero lo cierto es que tiene sus sombras, las cuales invalidarían todos sus puntos favorables, porque cuando se trata de la salud, esta prima por encima de todo.

No hay problema en utilizar tu teléfono móvil como despertador, lo realmente preocupante es que este te acompañe las 24 horas del día y, para colmo, se mantenga en tu mesilla de noche durante las que deben ser tus horas de descanso.

Así es como te está afectando dormir junto al móvil

 

Dormir con el móvil de la mesilla puede influir en la calidad de tu sueño y si esta es mala puede terminar pasando factura a tu salud. Por lo que sí, en definitiva, la exposición constante a las pantallas de dispositivos como estos influye en la salud y no es tan importante desconectar de vez en cuando como sí aprender a tener una relación saludable con el mundo digital. 

Si tienes problemas de insomnio, esto te interesa: 

– La luz de las pantallas. Esté demostrado que la exposición a la luz de las pantallas altera los horarios de sueño. Estas tienen un efecto muy similar al de los rayos ultravioletas del sol. En nuestro cerebro se activa la glándula pineal y la secreción de melatonina y se los ciclos del sueño se alteran. Algo le ha dicho a nuestro cerebro que no es hora de dormir por la luz que recibe.

Además, hay otros aspectos a tener en cuenta: 

– Constantes notificaciones. Somos auténticos esclavos de estos dispositivos, y la prueba de ellos es cómo recurrimos a ellos cada vez que nos llega una notificación. Teniendo en cuenta que son numerosas las aplicaciones que utilizamos, el número de notificaciones que recibimos al día son muy numerosas, lo que nos mantiene atados completamente al teléfono.

Esto se agrava cuando el móvil está en la mesilla y estamos tratando de conciliar el sueño. El ciclo del sueño se interrumpe cada vez que te llega una notificación y echas mano del dispositivo para descubrir su contenido. Esto puede tener a la larga consecuencias perjudiciales en la salud. 

– Posponer la alarma. No es tan malo utilizar el teléfono de despertador como posponer constantemente las alarmas. Cada vez que esta suena estás interrumpiendo el sueño, lo que tiene consecuencias en tu cerebro, sobre todo si se realiza en periodos cortos de tiempo.

¿Qué debo hacer?

 

Aquí te dejamos algunas recomendaciones que puedes implantar en tu vida para tener una relación sana con las tecnologías y el mundo digital.

Desactiva todas las notificaciones que puedas y quédate solo con aquellas que son esenciales por temas de trabajo o cuestiones personales.

Reduce el tiempo que pasas frente al teléfono móvil, televisión, tabletas u ordenadores.

– Si tu trabajo requiere pasar largas horas frente a la pantalla, haz descansos cada cierto tiempo y descansa la vista mirando por la ventana o exponiéndote a la luz solar.

– No utilices el móvil antes de ir a dormir. Intenta sustituir esta práctica por una lectura u otra actividad similar.

Coloca el teléfono alejado del lugar donde duermes. Eso hará que tengas que levantarte a apagar la alarma y no necesites posponerla. Ya estás en pie. Aunque lo conveniente sería acostumbrarse a despertar con la luz del propio amanecer, sin necesidad de alarmas.