Gomasio, el nuevo condimento asiático de moda

anamas

Gomasio o sal de sésamo así se llama el nuevo condimento de moda, le dará un toque exótico a tus comidas pero es que además le aportará un montón de propiedades nutricionales.

La palabra gomasio procede del japonés goma (sésamo)  y sio (sal). Se trata, por tanto, de un condimento salado

Está  elaborado con semillas de sésamo y sal marina. Su sabor es parecido al de la nuez y es una buena alternativa a la sal en ensaladas, cremas, pescados y verduras.

Propiedades del gomasio

Al igual que el sésamo, el gomasio es rico en vitaminas, ácidos grasos esenciales y minerales. Además aporta vitamina E, un antioxidante que previene del envejecimiento celular a la vez que mejora el funcionamiento del sistema nervioso y cardiovascular.

Contiene fitoesteroles, que reducen los niveles sanguíneos de colesterol además de mejorar la respuesta del sistema inmunitario.

Gomasio en un mortero

Nos aporta también vitamina B, muy vinculada a muchas funciones endocrinas.

El gomasio aporta grasa de la buena, es muy rico en ácidos grasos esenciales, concretamente en ácido linoleico (Omega 6) que nos ayuda a controlar el nivel de colesterol  y en alfa-linolénico (Omega 3), que contribuye a un mejor funcionamiento del corazón.

Además de funcionar en la  prevención de enfermedades inflamatorias, como artritis o colitis y mejorar la piel aumentando su elasticidad y reduciendo así las arrugas.

Aporta hierro, cinc y cobre y su aporte en  calcio es superior (975 mg de Calcio por cada 100 gramos)  al de la leche de vaca  (120 mg por litro de leche).

Puedes hacerlo en casa

Un bote de cristal con gomasio

Además de comprarlo en muchos supermercados tienes la opción de hacerlo tú mismo en casa.

Necesitarás  semillas de sésamo y sal marina. La proporción es quince partes de semillas de sésamo por media cucharada de sal marina.

Pon en el fuego una sartén sin aceite a temperatura baja, tuesta las semillas de sésamo y cuando estén tostadas machácalas en el mortero para que absorban mejor los nutrientes, no hace falta que las machaques del todo.

Calienta un poco de sal marina en la sartén y mézclala con las semillas de sésamo.

Guarda la mezcla en un tarro de cristal con cierre hermético y ya tienes tu gomasio preparado para darle un toque oriental y sobre todo nutritivo a tus platos.

MÁS SOBRE: