Isabel Gemio sobre Rocío Carrasco: ¿Qué importa lo que yo diga? Es todo horrible

Nuria Serena

Isabel Gemio mantiene una gran amistad con Rocio Carrasco desde hace muchos años. Junto a Maria Teresa Campos, ha sido el apoyo de la hija de la más grande, en los buenos y en los malos momentos.

Tras la revelación que en televisión Rocio Carrasco ha hecho de todo lo que se refiere a su vida personal, su matrimonio con Antonio David y la razón por la que lleva años separada de sus hijos, Isabel Gemio respondía así ante los periodistas que la esperaban en los aledaños de su domicilio particular: «Muy doloroso, todo.. es increíble, no sé como catalogarlo…no sé que más decir… y si diré algo más adelante. Por que ¿Qué importa lo que yo diga? Es todo horrible»

Sobre el presunto maltrato al que fue sometida Rocio Carrasco por su ex marido Antonio David, Isabel ha deslizado que la violencia de género sigue siendo una lacra en nuestra sociedad: «El problema es que todo esto se ha permitido… y lo cierto es que estoy un poco superada por todo. No sé si tengo algo que decir»

 

Las confesiones de Rocio Carrasco que han roto a Isabel Gemio

A mi se me ha coartado como madre, se me ha coartado en la educación de mis hijos, se me ha coartado todo en mi vida…», se quejaba la hija de Rocío Jurado en el especial de TV donde confesó el infierno que durante años ha soportado y silenciado.

 

De hecho, explicaba esa ausencia hacia sus hijos de la que siempre ha sido criticada. Un «abandono» que vino provocada por Antonio David según cuenta: «A mi nadie me va a devolver los Reyes, las Navidades… A mi ya nadie me devolverá nada de eso», expresaba entre lágrimas.

 

Rocío Carrasco acusa a su exmarido, Antonio David, de que sus hijos la hayan acabado «odiando«. Asegura que sufrió todo tipo de insultos y «agresiones» que la minaron como persona. «Él me agarra, me pega un tirón y me da con la cabeza en la mesa».

Para poder seguir viviendo, ha decidido contar su verdad en este documental para  «que se haga justicia»

 

La hija de Rocio Jurado confiesa que la época más complicada de su relación fue cuando  se encontraba en rehabilitación tras su accidente de tráfico: «Hubo alguna agresión verbal: ‘inútil’, ‘no sirves para nada’, ‘estás gorda’, ‘eres tonta’…»,  eran algunos de los insultos que le profería su ex pareja.

«Y ya no es la palabra, es la forma. Él tenía una cara de puertas para adentro, prepotente, de [que] todo lo sabía y ‘tú no sabes nada’, y luego estaba la otra parte, cuando había cámaras, que era todo maravilloso, besos, ‘qué guapa, delante de la gente» matiza.

«Cuando terminaba el día, en la intimidad, me decía que lo hacía por mi bien y tú en ese momento no lo piensas, no lo ves, no te das cuenta de la gravedad que tiene, llega un momento que lo normalizas», concluye.

 

 

MÁS SOBRE: