Llegan las mascarillas reversibles, el complemento más de moda entre los famosos: así puedes hacer la tuya

Nuria Serena

Lo cierto es que las mascarillas reversibles han tardado en aparecer. Y no sabemos por qué, la idea es tan sencilla de realizar que es difícil de explicar como se ha materializado casi un año después del comienzo de la pandemia.

Eso sí, el éxito ha sido tal que celebridades de la talla de Jennifer Aniston y Sarah Jessica Parker la han convertido en un complemento imprescindible de sus estilismos.

Una vez finalizado el Estado de Alarma, el 10 de Mayo, las mascarillas seguirán siendo obligatorias y formando parte del paisaje social. Es un elemento imprescindible para protegernos del coronavirus: a las quirúrgicas, las FFP2, las higiénicas, las tradicionales de tela… se unen ahora las mascarillas reversibles, con estampados o colores neutros por ambas caras que se adaptan a tu look.

 

mascarilla

¿Cómo hacer tu propia mascarilla reversible?

 

Hay páginas que te muestran la forma de confeccionar tu propia mascarilla reversible. Recuerda que los expertos recomiendan fabricar mascarillas de tela de “algodón de trama cerrada” que cuenten con varias capas -doble como mínimo- y que cubran nariz y boca íntegramente. Hay que ser también muy escrupulosos con la forma de ajustar el cubrebocas a la cara. Deben permitir respirar sin restricción y han de poder lavarse y secarse sin deformarse.

También pueden incluirse filtros TNT SMS, que están homologados y son garantes.

Si te animas a hacerte tu propia mascarilla reversible necesitas los siguientes materiales:

 

  • 2 trozos de tela de 21×21 cm
  • 2 metros de cinta o lazo
  • aguja, hilo, máquina de coser si se cuenta con ella, regla, papel…

 

1.- Corta dos trozos de tela de 21×21 cm cada uno

2.- Enfrenta reverso derecho con derecho y cose, a mano o a máquina. ). Deja unos 2,5 cm en cada esquina, a excepción de una, en donde debes dejar unos 4-5 cm para poder dar la vuelta a la tela.

3.- Da la vuelta a la tela y cose los lazos, unos 3 cm de lazo hacia dentro, en cada esquina.

4.- Haz los pliegues, un mínimo de 3 y cose por los extremos.

Y ¡ya está!

Tienes tu mascarilla reversible preparada para lucirla cuando quieras e ir adecuadamente protegid@

 

 

MÁS SOBRE: