Los beneficios de dejar que tus hijos caminen descalzos

anamas

Si tienes un niño pequeño y le dejas que camine descalzo estás haciendo lo correcto por mucho que tu madre o tu suegra te insistan en que le pongas esos zapatitos tan monos que te han regalado.

Cada uno de los pies de tu bebé tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de cien tendones, músculos y ligamentos, tal y como explica Armando Bastida, enfermero en pediatría y padre de tres niños: «Estamos delante de una auténtica obra de ‘ingeniera evolutiva’ diseñada para caminar por los terrenos más insospechados y transmitir información al cerebro del suelo que pisa«.

Nuestros antepasados caminaban sobre cualquier superficie e incluso trepaban a los árboles hiciera sol, frío o lloviera. Sin embargo, ahora los movimientos de nuestro pie, dentro de un zapato, son muy limitados.

Zapatos, por qué es mejor ir descalzo

Meter el pie de tu niño en un zapato es limitar su movimiento y no dejarle caminar tal y como lo haría con los pies libres, y más con una suela dura y poco flexible que le agarra el tobillo.

Así que la recomendación de este profesional es dejar a nuestros peques descalzos para que experimenten diferentes superficies, césped, arena, barro y por supuesto el suelo de casa.

Conseguirás que se desarrolle mejor su pie al adoptar muchas posturas diferentes. Andar descalzo le permitirá hacer gestos que con zapatos difícilmente hará, además fortalecerá sus pies y tobillos y estará mejor preparado para caminar, correr y saltar.

Además, al probar diferentes texturas su pie enviará a su cerebro toda la información relativa al tacto: la temperatura y textura del suelo, y la posición exacta en la que está el pie y la pisada, todo ello le ayudará a desarrollar la autoconsciencia de la posición exacta de su cuerpo en cada momento (propiocepción).

MÁS SOBRE: