Olga Moreno recibe ataques directos hacia su tienda por los fans de Rocío Carrasco

Aitana Alonso

La guerra entre Olga Moreno y Rocío Carrasco sigue en pleno apogeo. Pero ahora va mucho más allá de las propias diferencias que puedan llegar a tener las protagonistas. Los seguidores de Rocío han amenazado a Olga con destrozar su tienda en Málaga.

El testimonio contado en Rocío, contar la verdad para seguir viva, ha hecho que todos los que están de parte de la hija de Rocío Jurado vayan en contra de Antonio David Flores y la ganadora de Supervivientes.

rocio carrasco y olga moreno


Realmente el testimonio de Rocío va atacando directamente a su exmarido, a pesar de los diferentes problemas que haya podido tener con Olga. Ahora, la guerra parece que solo es entre las mujeres. Parece ser que el foco de atención se ha desviado.

También puedes leer:

Rocío Carrasco reflejada en Isabel Pantoja tras su desaparición de televisión

Melyssa Pinto, muy dura con Olga Moreno y Rocío Flores tras el final de Supervivientes

Carlota Corredera y su mensaje subliminal para que nadie olvide a Rocío Carrasco

 Olga Moreno y Rocío Carrasco: Enfrentadas por sus propios fans

Todas las diferencias entre las dos mujeres no se han quedado atrás, pero ellas han dejado de manifestare al respecto, al menos por el momento. Por el contrario, sus seguidores se han embarcado en una batalla bidireccional. Los de la parte de Carrasco han atacado directamente a Olga Moreno Olé & Amén, la tienda de ropa que tiene instalada en Málaga.

Hace poco que la mujer de Antonio David anunció que volvía al trabajo. Por eso ha dicho adiós a los platós de televisión para centrarse de lleno en la nueva colección de su tienda de ropa. Los de Carrasco quieren hacer daño o hundirla económicamente. Todo este movimiento ha surgido por las redes sociales para garantizar su fracaso.

Todos se han unido para poner críticas negativas sobre el servicio y la calidad de los productos. Entre las opiniones destacan algunas como: “Mira que si voy a la tienda e intenta robarme a mis hijos”. “La ropa no era nada del otro mundo”.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO