Por esta razón no deberías comprar fruta cortada en el supermercado

Aitana Alonso

Comer fruta es sano y a todos nos encanta una porción de sandía en verano para combatir el calor. Sin embargo, algunas personas optan por la vía rápida y deciden comprar fruta cortada para evitarse el rato de tener que pelarla, cortarla y trocearla.

Lo que parece una opción rápida y válida acaba siendo una de las peores decisiones. En los supermercados se venden envases llenos de fruta troceada y pelada. La fruta está lista para consumir, pero hay que tener cuidado con lo que comemos.


Algo que puede aguantar tanto tiempo comestible no puede ser completamente natural. Esas piezas de fruta están conservadas de manera que el cliente pueda comprarlas y comerlas o guardarlas en su casa en la nevera, pero esto puede llevar a problemas de salud.

También puedes leer:

Las mejores frutas de temporada para disfrutar este verano

Estreñimiento en verano: a raya con estos alimentos

Melón y sandía, cómo saber si están es su punto sin abrirlos

Consejos infalibles para elegir un buen melón y la mejor sandía este verano

Comprar fruta cortada: un paso para la intoxicación

Estas piezas de frutas hay que consumirlas al instante de comprarlas, y siempre fijándose antes en la fecha de caducidad. Es por eso, que en verano es más común que se den intoxicaciones a causa del calor y la aparición de algunas bacterias.

Si tras comer algún alimento con estas características empiezas a encontrarte mal, lo primero que debes hacer es ir al médico y no comer más de ese alimento. Nunca lo tires directamente, por si hiciese falta tener que analizarlo posteriormente.

fruta

No veas la tarea de cortar la fruta como algo que te hace perder el tiempo, piensa que estás ganando en salud y que además, puedes hacerlo a tu gusto. Las cosas que hacemos con nuestras propias manos siempre serán la mejor opción ante cualquier alternativa.

CONTENIDO PATROCINADO