Artículo

Protege tus muebles y nútrelos con aceite de limón

Y además puedes hacerlo tú misma

anamas

Las propiedades del limón lo hacen más que eficaz para proteger y cuidar tus muebles. Es relativamente sencillo fabricar tú misma aceite de limón y aplicarlo para que tus muebles estén más que relucientes además de protegidos.

Y es que el limón tiene un montón de usos tanto en la cocina cómo usos de limpieza, además de su gran poder desinfectante. Si lo utilizas en forma de aceite y no directamente sobre la madera la estarás protegiendo de golpes y arañazos.

Para elaborar el aceite de limón necesitas:

  • dos cucharadas de aceite de oliva
  • medio limón
  • dos o tres gotitas de aceite de lavanda

El aceite de oliva protege la madera de la sequedad que provoca la luz solar en las superficies, además de evitar que se pudran a causa de la humedad y aportarles brillo. Mientras que el aceite de lavanda es un excelente repelente de insectos y ayuda a que los muebles se conserven.

Para elaborarlo parte el limón por la mitad, exprime una de sus mitades, pon en un cuenco una cucharada del zumo de limón, después añade con un cuentagotas dos o tres gotas de aceite de oliva y haz lo mismo con el de lavanda para darle aroma. Remueve bien hasta que se mezclen y ya tendrás tu aceite de limón.

Protege tus muebles con aceite de limón, cómo aplicarlo

Getty

Primero elimina la suciedad acumulada en el mueble con un paño, luego añade unas gotas de aceite de limón con otro paño limpio y seco. Eso si, procura que este sea suave para evitar que el mueble se ralle y aplica el producto con movimientos circulares para extender bien el aceite por toda la superficie. Estarás aportando brillo y protección a tus muebles.

Pero este no es el único uso del aceite de limón, en aromaterapia se utiliza cómo analgésico natural y tal cómo recoge mejorconsalud.com «una publicación de Molecular Pain, sobre un estudio realizado en animales, señala que esta práctica cambió la forma en que los cerebros de estos respondían a los estímulos dolorosos.»

Basta con frotarlo sobre la zona afectada por el dolor. Además resulta eficaz cómo energizante en casos de fatiga o cansancio y se cree que ayuda a mejorar el estado de ánimo. Tal y cómo recoge la misma publicación, «para su consumo, se recomienda disolver dos gotas de aceite de limón en un litro de agua. Se debe tomar en horas de la mañana una vez al día. También, se recomienda utilizarlo como hidroterapia. Para ello, puedes añadir 10 gotas al agua de baño cuando esté tibia.»

 

 

MÁS SOBRE: