Saray Esteso sale a la calle a preguntar sobre el «beso mañanero». ¿Qué opinarán nuestros atrevidos?

Guss González

Hoy celebramos el Día Internacional del Beso Robado, y Saray Esteso ha aprovechado para salir a la calle a charlar con la gente sobre momentos de locura y de pasión que te llevan a plantar un buen beso… ¡Escucha el repor!

Saray, micro en mano sale a recorrer las calles para recoger opiniones sobre esos besos robados. «¿Estás a favor de los besos mañaneros?», comienza preguntando a un viandante. «En la boca no… por mucha higiene que tengas, te canta, te canta…», refiriéndose a la higiene bucal recién levantado.

Otros, en cambio, piensa muy diferente y no ponen tantas pegas… Una atrevida opinaba de esta manera a la pregunta de Saray: «… muy a favor del beso mañanero. ¡Empiezas el día de otra manera! Que te den un buen beso es una alegría para todo el día», confirmaba la mujer.

«Mañanero, tardero y de todo. Con sabor y olor a buenos días», sentenciaba dejando claro que para estas cosas no hay remilgos y que la higiene es importante, pero que el amor es ciego y no tiene olfato.

Couple in love, man and woman in protective medical mask on face on street. quarantine concept. Guy, girl against world pandemic coronavirus, virus protection. love story

 

Saray Esteso te planta un beso

 

La polémica continua. Y es que está claro que no todos estamos de acuerdo sobre los besos mañaneros… «Después de lavarse los dientes, quizá…», respondía a nuestra reportera atrevida. «Te das un piquito, tampoco algo exagerado», dejando entrever que no es partidaria de la lengua por las mañanas.

Otros, en cambio, disfrutan de los besos da igual el momento del día. Y es que el amor no entiende de higiene: «… todos los días, no veas los que nos damos… Nada más levantarnos», comentaba una pareja senior. «Nosotros nos lavamos los dientes y nos duchamos por la noche», explicaba. Saray sorprendida, respondía: «… pero eso no aguanta, caballero». «¡Claro que aguanta!», sentenciaba el hombre

Ya lo sabéis atrevidos, disfrutad del día del beso robado y no os dejéis ninguno por repartir, ¡que la vida son dos días!