Jesus la isla de las tentaciones

Segundo programa de La Isla de las Tentaciones y ya hay una pareja rota

Noelia Bertol

Si alguien dijo que a La Isla de las Tentaciones le iba a costar mantener el listón de su primera edición estaba muy equivocado. Si la segunda edición del programa dio de qué hablar, la tercera está yendo por el mismo camino. Segundo programa y ya hemos vivido la primera ruptura. 

Con la llegada de las hogueras los concursantes se enfrentan a ver lo que hacen sus parejas cuando ellos no están presentes. Y a esto hay que sumarte que están rodeados y rodeadas de grandes tentaciones. Tan solo tres días han hecho falta para que algunos se den cuenta de que su relación no es lo que quieren.

Marina y Lola han conectado con dos tentadores y sus acercamientos han hecho sonar la alarma en la casa de los chicos en hasta tres ocasiones. Marina se está dejando llevar con Isaac (más conocido como Lobo), buscando los límites, tal y como decía su chico que acostumbraba a hacer. Pero parece que con el momento en el que aparece pasándose un hielo con la boca con este ha pasado esos límites que ambos tenían restablecidos como pareja.

«Me ha hecho una perrería, y quién hace una perrería es una… No encuentro la palabra más fuerte que decepcionado. Espero que el día que recapacite de esto vea las consecuencias«, expresaba Jesús, su chico, tras ver las imágenes, al mismo tiempo que aseguraba que él no actuaría por despecho «porque sé estar en mi sitio«.

A Jesús no le gustó nada la actitud de su chica y en su enfado expresó que a esta le habían bastado tres días para romper su relación.

Lola también ha tenido un acercamiento con un tentador: Simone, el italiano. No obstante, para ver la reacción de Diego, su pareja, tendremos que esperar al siguiente programa. También para ver la hoguera de las chicas, que en el adelanto que nos mostraron las pudimos ver muy dañadas con las imágenes que habían visto de sus novios. Toda una sorpresa para las redes, que no entendían qué podían haber visto de estos para reaccionar de esa manera.

Lágrimas de amor

 

Pero no todo fueron rupturas y lágrimas de decepción. Las que protagonizó Hugo fueron de amor, al confesar que esos días le estaban sirviendo para darse cuenta de que realmente quiere estar con su chica y de lo enamorado que está de esta. Este confesaba que quería casarse con Lara y tener un hijo. Tanto fue así, que hasta a la propia Sandra Barneda le costó contener las lágrimas. 

MÁS SOBRE: